El portal informativo de
 
Rankings
Lorenzo Agüero

Un mundo con menos Estado de Derecho

De acuerdo al Índice de Estado de Derecho 2019, Venezuela ocupa la peor posición del planeta. Pero no es el único país latinoamericano en estar en una posición tan lamentable. El régimen de Maduro está bien acompañado por Nicaragua, Bolivia y Honduras como los países que miden menos de 0.40 (siendo 1 lo mejor y 0 lo peor). Como contracara, Uruguay es el único país en Latinoamérica que entra al grupo de naciones con mejores resultados al pasar el umbral de los 0.70.

Por Lorenzo Agüero
Twitter: @Lorenzoaguero22
24 de abril de 2019
 

El estado de derecho es algo esencial para que cada vida particular se pueda desarrollar con la seguridad de que no va a ser injustamente oprimida por cualquier tipo de poder.  Cuando se cumple en su máxima expresión y el respeto a la ley se tiene como algo primordial, en la sociedad no existe el abuso de autoridad, la rendición de cuentas se hace habitual y la corrupción pasa a ser algo exótico.

Como es obvio, esa imagen es demasiado utópica. En todo el mundo, en mayor o menor medida, ese ideal no se cumple por completo. Pero hay países que se acercan mucho y vale la pena recalcarlos. El Índice de Estado de Derecho que cada año mide el desempeño global del estado de derecho es desarrollado por World Justice Project (WJP).

WJP analiza el estado de derecho en virtud de sus efectos. Considera que en un país donde se respeta este concepto se encontrarán ciertos denominadores comunes que ponen en evidencia su existencia. En particular, son cuatro los principios universales del estado de derecho: responsabilidad política (los actores políticos como sociales rinden cuentas ante la ley), leyes justas (las leyes son claras, estables, publicadas y protegen los derechos fundamentales),  gobierno abierto (los procesos por los que se hacen las leyes son justos y eficientes) y existen mecanismos de resolución de conflictos accesibles e imparciales (la justicia es impartida en tiempo y forma, por autoridades competentes, independientes y neutrales).

Teniendo en mente estas nociones, WJP sostiene que en el 2019 por segundo año consecutivo más países deterioraron su puntuación de los que lo mejoraron. Los tres países más destacados son nórdicos: Dinamarca, Noruega y Finlandia. Mientras que los tres peores lugares se reparten entre África, Asia y América Latina: República Democrática del Congo, Camboya y Venezuela en la peor ubicación de todo el mundo.

En una preocupante señal, WJP identifica que el crecimiento de los autoritarismos que se estuvo viendo en el último tiempo coincide con una caída de los medios de control al poder. Esto significa, entre otras cosas, que a nivel global cada día hay poderes judiciales menos independientes y medios de comunicación menos libres.

A nivel regional, ya se dijo que Venezuela ocupa la peor posición del planeta. Pero no es el único país latinoamericano en estar en una posición tan lamentable. El régimen de Maduro está bien acompañado por Nicaragua, Bolivia y Honduras como los países que miden menos de 0.40 (siendo 1 lo mejor y 0 lo peor).  Como contracara, Uruguay es el único país en Latinoamérica que entra al grupo de naciones con mejores resultados al pasar el umbral de los 0.70.

El estado de derecho puede ser un concepto cuyo significado se preste a las discusiones filosóficas del más alto grado de abstracción. Pero tiene efectos bien reales, ya sea cuando se cumple como cuando se lo ataca. Lo primero para poder mejorar en este aspecto es conocer la situación en la que estamos, y si nos basamos en la información de WJP, la situación actual, pero por sobre todo la tendencia al deterioro, es muy preocupante.

 
Twitter: @Lorenzoaguero22