18.9.2018
 
Rankings
Eva Valladares Antón
Chile lidera en América Latina el ranking de pasaportes
Por Eva Valladares Antón
19 de julio de 2018
Japón y Singapur encabezan ahora la lista de los pasaportes más poderosos del mundo, desplazando a Alemania, que anteriormente lideraba el ranking de pasaportes Henley. Chile destaca en el puesto 13 como el país de la región con más movilidad global para sus ciudadanos y lo siguen Brasil y Argentina.
 

En febrero de 2018, Henley & Partners presentó el Henley Passport Index, un ranking que evalúa todos los pasaportes del mundo según el número de países a los que sus ciudadanos pueden viajar sin visa. La información de este índice se basa en datos de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés). Además, se actualiza cuando se producen cambios en las políticas de visados de algún país, pudiendo modificar el orden de los países en tiempo real.

Ahora que las políticas migratorias son un tema central en nuestro mundo globalizado y con países que restringen cada vez más la libre circulación de las personas extranjeras, el país escrito en la portada del pasaporte puede definir las oportunidades o los obstáculos de una persona a la hora de moverse por el mundo. Un pasaporte determinado puede significar un mayor acceso a oportunidades alrededor del mundo. Y también lo contrario: un pasaporte débil puede traer muchas complicaciones a la hora de navegar el mundo de las visas. ¿Necesito visa para viajar allí? ¿Es fuerte mi pasaporte respecto a los demás pasaportes? ¿Qué factores influyen para determinar el poder de mi pasaporte? Estas son algunas de las preguntas que todos nos hemos hecho a la hora de viajar.  

El Henley Passport Index fue diseñado para resolver preguntas de este tipo. Este índice ofrece un ranking de los 199 pasaportes que existen en el mundo, en el cual la puntuación de un país indica el número de países a los que sus ciudadanos pueden viajar sin necesidad de una visa.

Los países con mayor puntuación en este 2018 fueron Japón y Singapur, con 189 destinos a los que pueden viajar sus ciudadanos sin visa, seguido por Alemania, con 188. Le siguen varios países de Europa, como Finlandia, Francia, Italia, España, Suecia y Dinamarca, además de Corea del Sur, con 187 destinos a los que sus ciudadanos tienen acceso sin tramitar una visa.

En el frente latinoamericano, Chile destaca en el puesto 13 como el país de la región con más movilidad global para sus ciudadanos, que pueden viajar a 174 países sin tramitar una visa. Siguiendo a Chile, se encuentran Brasil y Argentina, que comparten el puesto 15, con 170 países a los que los brasileños y argentinos viajan libremente. La lista se completa con países de la región en puestos intermedios, como lo son Uruguay, en el puesto 23; Paraguay, en el puesto 29; Venezuela, en el puesto 32; y Perú, en el puesto 35, entre otros. Entre los países latinoamericanos con peores puntuaciones encontramos a Cuba, en el puesto 73, cuyos ciudadanos, hipotéticamente, podrían viajar a 65 países sin visa y que, a su vez, necesitan visa para visitar 128 países. Todavía más abajo se encuentra Haití, ubicado en el puesto 83, con tan sólo 54 países a los que sus habitantes pueden visitar sin visa.

Los Emiratos Árabes Unidos se colocan en el puesto 21, siendo el país que más rápido ha ascendido en la lista. Este país ha escalado un total de 38 lugares en tan solo diez años al haber sido el país que más exenciones de visados ha conseguido en el mundo, posiblemente debido al extraordinario crecimiento y dinamismo económico en el país. Entre los países que más han ascendido en la lista entre el 2017 y el 2018 están Ucrania y Georgia, que han sumado veinte países a los que pueden viajar sin visa en tan sólo un año.

Finalmente, entre los países con los pasaportes más débiles se encuentran Afganistán, cuyos ciudadanos sólo pueden acceder a 30 destinos sin visa; Somalia y Siria, con 32 destinos sin visa; y Pakistán, con 33.

El pasaporte que cada uno lleva en el bolsillo determina en cierta forma las facilidades -u obstáculos- que cada persona se puede encontrar a la hora de viajar y ofrece una pequeña ventana para considerar cómo las políticas de cada país influyen sobre la vida diaria de los ciudadanos de a pie.