Artículos / Opinión
Carlos Fara

Olavarria: una tragedia que derriba mitos

(7 Miradas) El artista no está cuestionado, aunque muchos comentarios de personajes públicos fueron especialmente duros con él. Sin embargo, la propia sociedad de Olavarría lo exculpa y le reconoce una imagen favorable. Por último, cuando sucede una tragedia, la mayoría rechaza la utilización política de la misma. Pase lo que pase, está mal visto hacer leña del árbol caído.

Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
23 de marzo de 2017
 

(7 Miradas) El recital del Indio Solari despertó todo tipo de debates: desde los controles gubernamentales hasta los valores sociales, pasando por el rol de los liderazgos y las responsabilidades políticas. Para cuestionar el sentido común realizamos una encuesta en la misma comunidad de Olavarría.

El estudio arrojó lo siguiente:

Con estos datos en la mano –y en caliente- se puede deducir que:

  1. Lo que se vio fuera de Olavarría a través de los medios fue percibido por los vecinos de una forma bastante distinta. Esto se puede deber a que a) los hechos fueron magnificados, y/o b) los ciudadanos de comunidades chicas tienen parámetros de evaluación distintos.
  2. Claramente existe una actitud crítica respecto a la cobertura que efectuaron los medios (los cuales obviamente se visualizan en el lugar de los hechos), al contraponerse con lo que los propios vecinos experimentaron.
  3. Más allá de la gravedad de lo sucedido, la gran mayoría no cree que justifique una reemplazo institucional del intendente.
  4. Evidentemente Galli traía una opinión muy positiva que le permitió amortiguar la crisis acontecida.
  5. Pese a lo ocurrido, la sociedad local no quiere perder la oportunidad de usufructuar los beneficios de grandes eventos, siempre y cuando se efectúen los controles correspondientes.
  6. La responsabilidad mayor es adjudicada a los productores del show y no al protagonista del evento: el Indio Solari.

Varias de estas observaciones son llamativas. La sociedad pone un foco fuerte en el papel de los medios, descreyendo de su objetividad, lo cual invalida la mirada que cree determinante su influencia en la conformación de la opinión pública.

El artista no está cuestionado, aunque muchos comentarios de personajes públicos fueron especialmente duros con él. Sin embargo, la propia sociedad de Olavarría lo exculpa y le reconoce una imagen favorable.

Por último, cuando sucede una tragedia, la mayoría rechaza la utilización política de la misma. Pase lo que pase, está mal visto hacer leña del árbol caído.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

 
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Presidente de Carlos Fara & Asociados desde 1991. Lleva más de 30 años dedicados a la consultoría política. Se especializa en Opinión Pública, Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Ha recibido varios premios: entre ellos, el Premio Aristóteles a la Excelencia 2010 en el Dream Team del año, que se compone por los diez mejores consultores a nivel mundial en materia de campañas políticas. Ha participado en más de 160 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica. Es ex presidente de la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos (ALaCoP), y fue el primer presidente de la Asociación Argentina de Consultores Políticos (AsACoP). Fue miembro del board de la International Association of Political Consultants (IAPC). Autor del primer libro en español dedicado íntegramente a la profesión, “¿Cómo ser un consultor político?”, que recibió el Premio de ALaCoP al Mejor Libro 2018.
Twitter: @carlosfara