Artículos / Opinión
Jacob G. Hornberger

El terrorismo viene con el imperio

Por Jacob G. Hornberger
12 de julio de 2005
 

Pregunta: ¿Por qué los terroristas no atacaron Suiza en lugar de Inglaterra? Después de todo, ambos países comparten la misma "libertad y los mismos valores", ¿o no?

Respuesta: El gobierno suizo no atacó Irak. No se inmiscuye en Medio Oriente. No participó en las brutales sanciones contra el pueblo iraquí. No mantiene un imperio de bases en ultramar. No sale al exterior a buscar monstruos que destruir. El gobierno suizo se preocupa de sus propios problemas. Por eso los terroristas no atacaron Suiza.

Por supuesto, no se puede decir lo mismo de Inglaterra, cuya política exterior en Medio Oriente se resume de la siguiente manera: Cualquier cosa que haga el gobierno de Estados Unidos, el británico se une y lo apoya. Así, el gobierno británico participó en la reciente guerra del Presidente Bush en Irak - una guerra contra un país soberano e independiente que jamás atacó a Estados Unidos ni a Inglaterra, ni siquiera amenazó con hacerlo. Es una guerra que produjo las muertes de decenas de miles de personas inocentes - no sólo soldados estadounidenses e ingleses, sino también soldados y civiles iraquíes - ninguno de los cuales tuvo nada que ver con los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Por eso los terroristas atacaron en Londres en lugar de hacerlo en Berna.

También por ese motivo los terroristas atacaron Nueva York, tanto en 1993 como en 2001, y al Pentágono.

Las represalias terroristas están enraizadas en la cólera y el odio, no por los valores y la libertad estadounidenses o inglesas, como sostienen el presidente Bush y el primer ministro Blair, sino en la cólera y el odio hacia la política exterior de Estados Unidos e Inglaterra.

¿Por qué habría de ser de otra manera? ¿Por qué ante las matanzas y mutilaciones de sus familias, amigos, y compatriotas, los extranjeros - especialmente los radicales violentos - habrían de reaccionar distinto que los occidentales cuando extranjeros asesinan o mutilan a sus familiares, amigos y compatriotas?

Pensemos en el escándalo de torturas, violaciones, abusos sexuales, y asesinatos en la prisión de Abu Ghraib en Irak. ¿Por qué los habitantes de Medio Oriente no habrían de reaccionar de la misma manera que los estadounidenses si fueran tratados de una forma similar en una prisión extranjera?

¿Cuál será la respuesta de los funcionarios de gobierno a los ataques terroristas de Londres? Adivinó: medidas gubernamentales más enérgicas contra las libertades civiles para protegernos de los terroristas, que casualmente fue la misma postura que tomaron antes de los ataques terroristas en Londres.

Los estadounidenses deben decidir - entre libertad y paz, por un lado, y la continuidad del imperio militar de Estados Unidos, por el otro. No pueden tener libertad y paz e imperio. Deben elegir qué es más importante para ellos.

Si la gente decide continuar con el imperio - y la gloria militar y diplomática que brinda ser el único imperio remanente del mundo - entonces deben resignarse al hecho de que sus vidas y su libertad estarán bajo constante agresión por parte de terroristas al igual que de funcionarios de gobierno.

Para quienes desean vidas de libertad, normalidad, paz, prosperidad, y armonía, hay sólo una solución: Desmantelar el imperio; traer las tropas a casa y librarlas al sector privado; dejar de inmiscuirse en los asuntos de otras naciones; dejar de intentar dominar y controlar el mundo; dejar de ir al exterior en busca de monstruos que destruir; dejar de intentar ser la policía del mundo.

Jacob G. Hornberger es fundador y presidente de The Future of Freedom Foundation (www.fff.org).

 

 
Acerca del autor
Jacob G. Hornberger
Jacob G. Hornberger
Jacob G. Hornberger es fundador y presidente de The Future of Freedom Foundation (www.fff.org).