Artículos / Opinión
Carlos Fara

Entre De la Sota y Velez

(7 Miradas) Sergio Massa movió 2 piezas en una semana y ambas son dos buenos ladrillos en la construcción de su proyecto. Llenar un estadio para alguien que parece que se despide de la competencia nunca está de más. Y la asociación con un dirigente con experiencia, muy conocido y alabado en ciertos círculos de poder económico y político por su visión estratégica, no está mal.

Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
7 de mayo de 2015
 

(7 Miradas) Fue la semana de Massa. Cuando muchos lo dan por perdido, el personaje sigue de acá para allá y no se diluye. Veamos algunos datos sobre dónde está la candidatura del hombre de Tigre:

Analizando esta información, su situación es menos comprometida de lo que aparece en algunos análisis políticos (habitualmente faltos de rigor).

Lo cierto es que movió 2 piezas en una semana y ambas son dos buenos ladrillos en la construcción de su proyecto. Llenar un estadio para alguien que parece que se despide de la competencia nunca está de más. Y la asociación con un dirigente con experiencia, muy conocido y alabado en ciertos círculos de poder económico y político por su visión estratégica, no está mal. Mucho más si se considera que es la campaña con menos recursos de las 3 principales y ya no tiene gestión actual para alimentar su relato.

Sin embargo ¿esto resuelve los problemas políticos de Massa? En absoluto: hace falta mucho más que lo que logró la semana pasada. Los rumores de drenaje de dirigentes y apoyos en los distintos distritos siguen existiendo, así como la tendencia a pensar que el electorado finalmente se polarizará y “el camino del medio” puede quedar reducido a nada.

Seguramente muchos lectores a esta altura pensarán que hay algo raro en estos datos, que nadie conoce a alguien que vaya a votar por Massa. Cuando se pregunta a la gente por su interés en la política, el 13 % dice estar muy interesado, el 31 % algo interesado, el 30 % poco y el 25 % nada interesado. Entre los que están muy y algo interesados la ventaja es clara del gobernador bonaerense, mientras que en los que están poco y nada interesados crece mucho el voto a Massa. Esto significa que el de Tigre tendría un “voto silencioso”, que no se nota, pero que aparece sistemáticamente en los estudios. Algo parecido a lo que sucedía con Menem en aquella primaria del ´88 frente a Cafiero.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

 
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Presidente de Carlos Fara & Asociados desde 1991. Lleva más de 30 años dedicados a la consultoría política. Se especializa en Opinión Pública, Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Ha recibido varios premios: entre ellos, el Premio Aristóteles a la Excelencia 2010 en el Dream Team del año, que se compone por los diez mejores consultores a nivel mundial en materia de campañas políticas. Ha participado en más de 160 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica. Es ex presidente de la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos (ALaCoP), y fue el primer presidente de la Asociación Argentina de Consultores Políticos (AsACoP). Fue miembro del board de la International Association of Political Consultants (IAPC). Autor del primer libro en español dedicado íntegramente a la profesión, “¿Cómo ser un consultor político?”, que recibió el Premio de ALaCoP al Mejor Libro 2018.
Twitter: @carlosfara