Artículos / Opinión
Hernán Alberro

Libre Comercio: el camino al verdadero sueño americano

Entre el 1 y 3 de abril, en el Hotel Conrad Resort&Casino de Punta del Este, economistas, juristas e intelectuales de Uruguay, Argentina, Brasil, Panamá, Estados Unidos de América y otros países como Inglaterra, se reunieron para analizar las "Barreras legales y regulatorias para la implementación del libre comercio en América".

Por Hernán Alberro
Twitter: @halberro
6 de abril de 2002
 

Pocos días antes de que todas las organizaciones gremiales y sindicales de Argentina, se unieran en pos de la lucha contra el ALCA (Alianza de Libre Comercio en América), más de cien representantes de organizaciones de varios países de la región se reunieron en Punta del Este para analizar las "Barreras legales y regulatorias para la implementación del libre comercio en América".
De esta manera, entre el 1 y 3 de abril, en el Hotel Conrad Resort&Casino de Punta del Este, economistas, juristas e intelectuales de Uruguay, Argentina, Brasil, Panamá, Estados Unidos de América y otros países como Inglaterra, se reunieron con el fin de analizar las posibilidades de los distintos países de formar una liga de libre comercio. La conclusión fue clara y contundente, y estuvo en boca de todos luego de que al iniciar las sesiones del Congreso, Ernesto Talvi, director ejecutivo del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social de Uruguay, sostuvo que "el ALCA es fundamental para lograr la integración de las Américas, nos permitirá construir el verdadero sueño americano".
En base a la "verdad inmutable de la economía que dice que la apertura lleva al crecimiento", el economista sentenció: "Argentina y Brasil no están en la liga de campeones por ser cerrados, no es por culpa de su geografía ni por terceros, sino por su propia política económica".
La misma noche del comienzo del Seminario organizado por CERES (Uruguay), Fundación Atlas para una Sociedad Libre (Argentina) y el Instituto Liberal (Brasil), se contó con la presencia del Presidente del país anfitrión, Dr. Jorge Batlle, quien aprovechó la ocasión para criticar a los opositores del liberalismo: "Hoy en día, hemos visto a un gran número de manifestantes en contra de la globalización, pero si se les pregunta si están también en contra de la exportación, la respuesta será: no. Por lo tanto, no son opositores de la liberación de los mercados, sino dementes, que sólo quieren oponerse".
Asimismo, Batlle tuvo ocasión de analizar las posibilidades de realizar alianzas con Estados Unidos y Canadá o con la Unión Europea. "Este no es el momento para aliarse con Europa - manifestó - por ahora dicha región tiene que hacer el esfuerzo de integrar al Este que representa a 100 millones de personas. Además, el bloque europeo debe resolver el tema del Norte de Africa que le está trayendo grandes problemas en términos de inmigración". Por lo tanto, concluyó: "El camino es claro, somos nosotros, el ALCA y el NAFTA."
Al referirse al Mercosur, simplemente lo tomó como "un camino para llegar a otras alianzas y ampliar las posibilidades de esta parte del mundo". En este sentido, con respecto a la situación brasileña, manifestó que "no tengo dudas de que Brasil sabe que no puede crecer sin abrir el mercado", pero por otra parte aclaró "abrir una economía cerrada como Uruguay y sus países vecinos puede poner en riesgo a la democracia" por lo cual propuso seguir un camino paulatino en pos de la apertura regional.

EL PROBLEMA DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL EN UN ESTADO DE DERECHO. Con el fin de profundizar en todas las cuestiones regulatorias que tienen relación con la implementación del libre comercio en las Américas, era fundamental hacer un recorrido por cuestiones legales, la propiedad privada y los derechos de propiedad intelectual. Ana Lamas de la Fundación MEL (Argentina) abrió la jornada con una premisa fundamental "reducir los procesos burocráticos que hoy existen en el Mercosur", como primera medida antes de empezar a hablar de una integración entre países, ya sea de un mismo o de diferentes continentes.
Pero, además de los procesos burocráticos, hay que prestar real atención a temas tales como la apertura de fronteras a la mano de obra, "cosa que al principio puede que traiga algunos contratiempos y algunos problemas a la región, pero sin lugar a dudas llevará a la prosperidad y al pleno empleo a largo plazo" manifestó Jacy Mendonça del Instituto Liberal de Brasil. "Esto no implica la desaparición de controles pero sí, de las barreras -agregó- ningún país acepta esta permeabilidad, ni Estados Unidos lo hace con México, pero la integración del bloque no puede realizarse sin antes abrir las fronteras". Sin embargo, advirtió que "la mentalidad brasileña es una mentalidad socialista, por lo tanto no se pueden hacer cambios bruscos porque la realidad política demuestra que sin cautela y sin preparación, se podría llevar a un quiebre social muy peligroso que tire todo por la borda". En este sentido, Mendonça aconsejó construir un camino que conduzca hacia la apertura de los mercados, mediante la educación y la formación académica de la población.
Con relación a lo expresado por Mendonça, el uruguayo Ramón Díaz del Estudio Guyer & Regules sostuvo que en realidad es el comercio el mejor medio de transmisión de culturas y de tradiciones. Por esta razón, propuso "generar un derecho espontáneo creado por los mercaderes, como lo hizo en otro siglo toda la comunidad mercantil de Europa". Pero advirtió que "en la situación actual no se puede abrir el mercado y hacer free market, antes hay que preparar a la sociedad y formarla en este sentido".
Llegado el turno de hablar de la propiedad privada e intelectual, el argentino Ricardo Rojas advirtió: "creer que el Estado es el que hace el derecho es muy peligroso, porque todo queda en manos de quien tiene el poder de legislar" haciendo una clara alusión a los superpoderes del ministro de Economía de su país, Domingo Cavallo. Asimismo, el jurista agregó que "es un contrasentido regular la integración porque habrá una terrible irregularidad jurídica ya que todo dependería de las negociaciones que realice cada sector, por lo cual nunca se llegaría al deseado rule of law".
Continuando lo indicado por Rojas, el economista Armando Ribas manifestó que "se sigue creyendo en la razón de Estado, olvidando que los Estados no son ni más ni menos, que quienes los gobiernan". "Concentrar la liberación del comercio en las tarifas, además de las restricciones no tarifarias también es poco - continuó - todo se basa en los intereses individuales".
En respuesta a lo manifestado por Díaz con respecto a la dificultad de implementar el free-market en América, Ribas sostuvo que "sí se puede abrir el mercado, la prueba está en quienes lo hicieron y progresaron" y adelantándose a las preguntas sentenció "imitar lo bueno no es dependencia, incurrir siempre en el mismo error, sí es dependencia".

EL LIBRE COMERCIO COMO BANDERA DE REFORMAS DE MERCADO EN AMERICA LATINA. Cristian Larroulet de la Fundación Libertad y Desarrollo de Chile hizo su análisis con respecto a la situación de los países latinoamericanos. "Se realizaron reformas que llevaron a una mejor situación, pero, a pesar de estos avances, ahora parece que se está yendo en sentido contrario porque algunas reformas se han hecho mal, hubo una reacción de los adversarios al liberalismo, y hay un agotamiento y fatiga de liderazgo".
Para vencer en esta lucha, agregó Larroulet "hay que transformar a las ideas, en políticas atractivas que demuestren que generarán mayor libertad y mayor bienestar, tenemos que colocar al libre comercio nuevamente sobre el tapete porque esta política es la que más externalidades atractivas posee".
Por esta razón, aprovechó la ocasión para plantear la necesidad de generar una nueva agenda en la lucha por la liberación económica. Como primer punto planteó la "reducción unilateral de los aranceles aduaneros" y siguió con las otras tres medidas: "aplicar aranceles parejos o emparejar los existentes; no esperar el ALCA, sino ir a una asociación de libre comercio entre los países que estén preparados para dejar que ingrese el resto a medida que vayan pudiendo, sin ningún trámite; y por último, transformar al Mercosur para que deje de ser una unión aduanera, y llegar a la verdadera libertad económica y de comercio."

INTEGRACION, CRECIMIENTO Y VULNERABILIDAD MACROECONOMICA. Para concluir con una segunda jornada que contó con la presencia de congresistas uruguayos, jueces, políticos y especialistas, el economista Ernesto Talvi hizo un análisis desde la perspectiva del Mercosur. "Las grandes economías de este mercado común están muy cerradas, cosa que impide nuestra posibilidad de crecer" comenzó. "Con el Mercosur se suponía que íbamos a negociar para tener un regionalismo abierto para negociar por bloques, pero eso no fue lo que sucedió".
Haciendo un análisis de las características de cada país y las posibilidades de comerciar con Estados Unidos y con los países que integran el Mercosur, Talvi demostró que "Argentina debería comerciar un 70 por ciento más con Estados Unidos que con Brasil, pero es al revés, mientras que Uruguay debería estar comerciando un 25 por ciento más con Estados Unidos que con el país carioca. Chile, por su parte, comercia dos veces más con Estados Unidos que con Argentina y Brasil, por eso es el que está más cerca del tratado del libre comercio".
"El Mercosur nos hizo vulnerables porque estamos muy sujetos a los avatares regionales, por lo cual lo óptimo es una zona de libre comercio" sostuvo el economista y aconsejó "Uruguay debería estar buscando firmar un tratado de libre comercio con Estados Unidos".
Para concluir, Talvi se refirió a la importancia de la generación de ideas "en el acierto o en el error para que lo políticamente imposible se pueda llevar a cabo cuando se vuelva económicamente viable".

INTEGRACION Y POLITICA MONETARIA. El tercer día del seminario se inició con el asesor económico del Gobierno de Panamá, Juan Luis Moreno, quien hizo alusión a la política monetaria de dolarización de su país. Éste fue seguido por el representante del CATO Institute de Estados Unidos de América, James Dorn quien habló mayoritariamente de la situación de Argentina acerca de la cual dijo que "está atada de manos con la convertibilidad".
"Las cosas que se necesitan para construir el camino del libre comercio y del crecimiento son: libertad constitucional, no sólo algo de dinero; privatizar todas las instituciones y organizaciones del Estado; y por último un axioma fundamental, menos gobierno es mejor que mucho gobierno". Con estas palabras claras, Dorn hizo hincapié en la importancia del gobierno limitado, como así también manifestó que "no todo es la necesidad de un mercado, sino un mercado libre, basado en principios de libertad e intercambio".
Luego, Isidoro Hodara de Zona Franca de Motevideo, Uruguay advirtió que "una concentración en el ALCA puede entorpecer el libre comercio y la integración. Hablar de las Américas es hablar de una integración discriminatoria". En este sentido analizó que el ALCA es el modelo menos exigente de integración y se preguntó si existe un basamento común en materia monetaria, a lo cual respondió que "más o menos porque si bien se piensa en dólares, existe en la mayoría de nuestros países una moneda local que hace más difícil la integración".
Como conclusión, Hodara sostuvo que "una obsesión prematura en el ALCA puede agregar artificialmente resistencia a la integración hemisférica" y agregó "no perdamos tiempo en el tema de las políticas monetarias coordinadas, vayamos al libre comercio directamente".

LA ERA BUSH: UNA AYUDA APARENTE PARA EL ALCA. Antes de que se conocieran los resultados de las reuniones que pondrían en tapa de todos los diarios a la implementación del ALCA para el 2005, distintos analistas norteamericanos coincidieron en que más allá de los colores políticos, el período iniciado por el presidente estadounidense George Bush sería favorable para la implementación del libre comercio en las Américas.
"Bush quizás sea el Presidente americano más convencido de la integración de las Américas" manifestó Steven Johnson de la Heritage Foundation. Si bien también destacó la presencia del presidente mejicano Fox, presionando a Estados Unidos para cambiar sus políticas de comercio exterior, reconoció que "es difícil vender el libre comercio externo a los ciudadanos norteamericanos que no conocen ni estiman la realidad y las pérdidas generadas por la no existencia de acuerdos entre su país y las Américas".
"La administración de Bush tiene que correr para lograr la apertura de nuevos mercados y para educar sobre el libre comercio, para ganar todo el tiempo perdido durante la Era Clinton" concluyó Johnson.
Por su parte, Greg Conko, miembro del Competitive Enterprise Institute de Estados Unidos, consideró que "la administración Bush puede verse como un haz de luz en la oscuridad".
El titular de la Atlas Economic Research Foundation, Alejando Chafuen, sostuvo al respecto que "en el ALCA se va a avanzar más, si es que Argentina y Brasil van totalmente decididos a negociar, porque con Méjico y Canadá, al aparecer uno de estos grandes de América del Sur, no va a quedar otra que llegar a un acuerdo". "El progreso depende de la división de trabajo y de una leve regulación del mercado" finalizó Chafuen.


 

 
Acerca del autor
Hernán Alberro
Hernán Alberro
Licenciado en Periodismo en 2002 (Universidad del Salvador) y Maestrando en Administración y Políticas Públicas (Universidad de San Andrés). Realizó seminarios en Foundation for Economic Education (FEE) en Nueva York, en The Institute for Humane Studies y en National Endwoment for Democracy en Washington D.C. sobre temas referentes a la libertad y administración de think tanks. Fue Coordinador de Programas de la Fundación Atlas para una Sociedad Libre (2000-2002). Trabajó como periodista económico en Internet Global Solutions (2001-2002) y en Total News (1998 y 2000). Fue Profesor de Comunicación Social y Metodología del Instituto Secundario Toratenu (2001). Trabajó como director de cuentas y análisis de contenidos en SCi, Sistemas de Comunicación Interna (1999-2001). Como traductor ha publicado varios trabajos dentro de las organizaciones en las que se desempeñó, destacándose la traducción de La Rebelión de Atlas de Ayn Rand (Grito Sagrado, Buenos Aires: 2003).
Twitter: @halberro