Artículos / Opinión
Carlos Malamud

Bolivia no es país para mestizos

(Infolatam) Que en el ministerio de Culturas (en plural) exista un viceministerio de Descolonización es toda una definición de las veleidades posmodernas de ciertos gobernantes bolivianos. La historiografía americanista hace tiempo que presenta al mestizaje como un fenómeno cultural y no racial.

Por Carlos Malamud
Twitter: @CarlosMalamud
6 de diciembre de 2012
 

(Infolatam) El 21 de noviembre pasado Bolivia realizó su censo de población, con importantes consecuencias demográficas y políticas. Con un criterio bastante discutible sus autoridades decidieron eliminar a los mestizos de la vida cotidiana. Por eso, la pregunta que interroga sobre la autopercepción étnica se ha formulado del siguiente modo: “¿Como boliviano o boliviana, pertenece a alguna nación o pueblo indígena originario campesino o afro boliviano?” La respuesta era Sí o No. En caso afirmativo se debía elegir entre una de las 36 naciones “indígenas originarias” o afro boliviana presentes en la Constitución.

Según algunas estimaciones los mestizos constituyen entre el 60% y el 70% de la población boliviana. Pero no es ésta la realidad que Evo Morales y los suyos quieren ver. En tanto todo el peso de su programa político se ha erigido sobre la premisa del predominio cualitativo y cuantitativo de lo indígena, que la mayoría de la población se reclame mestiza va contra sus intereses. Si en el censo de 2012 la mayoría dice pertenecer a un pueblo “indígena originario campesino”, el reparto de escaños en el parlamento debería adecuarse a tal resultado. En el censo de 2001 el 64% de la población respondió que pertenecía a una de las seis naciones indígenas entonces definidas.

Frente a las críticas actuales destacó la unanimidad de la defensa gubernamental. Evo Morales y sus ministros insistieron en similares argumentos: las naciones indígenas se definen siguiendo criterios étnicos y culturales, pero el mestizaje es un concepto biológico y racial. El problema es la flagrante contradicción a la hora de definir según criterios étnicos y culturales a los indígenas bolivianos y a los afro bolivianos. ¿Cómo se definen éstos últimos? ¿Se separan los mandingas de los bantúes, por poner un ejemplo, o se maneja, como se hace, una sola categoría biológica y racial?

En un ejercicio de funambulismo, Félix Cárdenas, viceministro de Descolonización, afirmó que los que se consideran mestizos en Bolivia no tienen territorio, cultura, religión ni idioma. Como se ve, por no tener, no tienen nada. “El tema mestizo… compete a los mestizos, y quienes se asumen mestizos deberían sustentar porqué debería existir mestizos,… si comparamos con los Aymaras, ¿hay un territorio propio mestizo, hay una cultura propia mestiza, hay un idioma propio mestizo, hay una religión propia mestiza?, si las hay discutamos”. Luego agregó que la construcción “colonial” del estado boliviano pretendía tener tres estamentos: el blanco, el criollo y el mestizo, “quienes asuman ese último en esta gradación racista que se ha pretendido construir allá ellos”. Y como el censo debe servir para elaborar políticas públicas sobre pobreza y desarrollo, otras cuestiones, como la religión o el mestizaje, no son relevantes y no deben incluirse en el mismo.

Estas actuaciones ocultan o hacen invisible a una parte importante de la población, los no indígenas o q´aras. Como ha señalado Jorge Lazarte: “Esto producirá un gran hueco estadístico en el censo mostrando una imagen distorsionada y falseada de la composición cultural del país, generando a la vez un (re)sentimiento en aproximadamente la mitad de la población de haber sido maltratada en su intimidad colectiva. Este sentimiento vivido como injurioso y prepotente, exigirá su reparación en un subsiguiente censo”.

Viviana Caro, ministra de Planificación, basó la exclusión de la pregunta sobre los mestizos en un documento de la CEPAL (Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe): “Los censos y los pueblos indígenas en América Latina: una metodología regional”. Pero, el citado documento no es tal, sino una ponencia de Susana Schkolnik y Fabiana Del Popolo, investigadoras de CEPAL/CELADE, presentado a un Congreso de abril de 2005.

Que en el ministerio de Culturas (en plural) exista un viceministerio de Descolonización es toda una definición de las veleidades posmodernas de ciertos gobernantes bolivianos. La historiografía americanista hace tiempo que presenta al mestizaje como un fenómeno cultural y no racial. Ya hablaba de ello Nicolás Sánchez Albornoz en su libro sobre la población de América Latina de 1973. No sólo eso, somos muchos los que insistimos en que una de las notas positivas de la región latinoamericana es el mestizaje. Por ello, abundar en el carácter racial y biológico de los mestizos es la mejor prueba de que son los actuales gobernantes bolivianos quienes siguen viviendo bajo el trauma de la colonización y son ellos los que deberían ser descolonizados.

Fuente: (Infolatam)

 
Acerca del autor
Carlos Malamud
Carlos Malamud
Carlos Malamud es Investigador Principal para América Latina en el Instituto Real Elcano.
Twitter: @CarlosMalamud