El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Gabriel C. Salvia

Myanmar es como Cuba

En el país también conocido como Birmania y como Burma, no existe prácticamente ninguna libertad individual y el gobierno se dedica activamente a impedir buena parte de ellas. Allí, como en Cuba, es ilegal cualquier reunión de cierta cantidad de personas, así como cualquier expresión de oposición al Gobierno.

Por Gabriel C. Salvia
Twitter: @GabrielSalvia
11 de octubre de 2007
 

El pasado 2 de octubre el Consejo de Derechos Humanos de la ONU deploró, en términos enérgicos, la violenta represión de manifestantes pacíficos en Myanmar, adoptando por consenso una resolución que pide al gobierno de ese país que actúe con mesura y libere a todos los prisioneros políticos. Asimismo, urgía al gobierno birmano a "asegurar el total respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales", y a "enjuiciar a los perpetradores de violaciones" de esos derechos.

Unyan Win G y Felipe Perez Roque

18 de septiembre de 2007 en La Habana
U Nyan Win canciller de Myanmar y Felipe Perez Roque canciller de Cuba

Aparentemente, la dictadura cubana, que curiosamente integra desde su constitución el Consejo de DDHH de la ONU, participó de ese consenso, y contradijo, así, lo expresado hace quince días por su propio canciller y, especialmente, a sus propias políticas internas, las cuales coinciden con las que se aplican en Myanmar.

En el país también conocido como Birmania y como Burma, no existe prácticamente ninguna libertad individual y el gobierno se dedica activamente a impedir buena parte de ellas. Allí, como en Cuba, es ilegal cualquier reunión de cierta cantidad de personas, así como cualquier expresión de oposición al Gobierno. No es posible acceder libremente a la telefonía o a Internet y es constante el encarcelamiento de periodistas, artistas o ciudadanos comunes por la expresión de opiniones disidentes o el consumo de noticias prohibidas por el régimen La líder del principal partido disidente del país, electa primera ministra, permanece en detención domiciliaria desde 1990. Aung San Suu Kyi es la única ganadora del Premio Nobel de la Paz detenida por un gobierno.

En materia económica, como en Cuba, Myanmar controla a su discreción los precios, el comercio exterior, la propiedad, las inversiones extranjeras y el mercado en general, por lo cual no extraña que, de acuerdo con Transparency Internacional, Myanmar sea el país más corrupto del mundo junto con Somalia.

Lo interesante es que, una semana antes que trascendiera la sangrienta represión de la dictadura militar de Myanmar contra opositores en ese país, incluyendo a monjes budistas, el 18 de septiembre de 2007, habían sostenido una entrevista en La Habana U. Nyan Win, canciller de la nación asiática y el canciller cubano, Felipe Pérez Roque. En dicha ocasión, de acuerdo con lo publicado por uno de los órganos de propaganda oficial de la dictadura cubana, Juventud Rebelde, el funcionario de Myanmar "agradeció el apoyo de Cuba a su país" y Pérez Roque afirmó que "Myanmar es como Cuba, un país libre que tiene que enfrentar un mundo injusto y desigual, en el que se hace muy difícil para nuestros países acceder al desarrollo económico y social".

Simultáneamente a lo que sucedía en Myanmar, en Cuba fueron arrestados más de cuarenta disidentes por protestar por las condiciones en las que se encuentran los presos políticos en ese país. En realidad, lo que se le hace difícil a las dictaduras militares de Cuba y Myanmar es perder sus privilegios, acceder a la democracia y dejar de perseguir, encarcelar y matar a quienes piensan distinto.

 

 
Twitter: @GabrielSalvia
Acerca del autor
Gabriel C. Salvia
Gabriel C. Salvia

Periodista y activista de derechos humanos. Desde 1992 se desempeña como director en Organizaciones de la Sociedad Civil y es miembro fundador de CADAL. Es autor de más de 200 artículos, investigaciones, informes, entrevistas a prestigiosas personalidades y productor de varios audiovisuales. Compiló los libros “La experiencia chilena: consensos para el desarrollo” (CADAL, 2005), "Diplomacia y Derechos Humanos en Cuba" (Konrad Adenauer Stiftung, México, 2011), "Diplomacy and Human Rights in Cuba" (Christian Democratic International Center, Suecia, 2012), "Un balance político a 30 años del retorno a la democracia en Argentina" (CADAL/KAS, 2013) y "Desafíos para el fortalecimiento democrático en la Argentina" (CADAL/KAS, 2014). Es autor del libro "Bailando por un espejismo: Apuntes sobre política, economía y diplomacia en los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner". Participó como expositor en varios países de América Latina, Europa y en los Estados Unidos.

Como periodista realizó colaboraciones e investigaciones en la revista El poder legislativo y su gente, participó como comentarista de temas políticos y económicos en Radio América, fue productor periodístico del informativo económico de CableVisión Noticias y realizó varias entrevistas para el suplemento El Observador del diario Perfil. Sus columnas de análisis y opinión se publican regularmente en Global Americans (Estados Unidos), Perfil (Buenos Aires) y La Nación (Buenos Aires).

Twitter: @GabrielSalvia