Artículos / Opinión
Hugo Machín Fajardo

Colombia, economía hundida y complicada por Covid 19

Macroeconomía e involución del coronavirus son dos aspectos clave en esta etapa generadores de lógica preocupación en la sociedad colombiana, sacudida además por violaciones a los derechos humanos que no ceden. Se suma a lo anterior, la polarización ciudadana que si bien tiene su mayor expresión en las redes sociales, no deja de reflejarse en los sondeos de opinión y en la actividad política cotidiana, todo lo que complica más aun el resto del período de gobierno que lleva adelante el presidente Iván Duque.

Por Hugo Machín Fajardo
Twitter: @MachinFajardo
20 de agosto de 2020
 
Ciudad Bolívar, Bogotá

La confirmación de que Colombia tuvo un crecimiento negativo de -15,7 % del PBI entre abril y junio, cuando en el mismo periodo anterior había crecido un 3%, es grave. Se trata del peor registro desde 1978, año en que empezó a realizarse en Colombia el cálculo trimestral.

Respecto al Covid-19, si no tomamos en cuenta administraciones que expresamente despreciaron el riesgo pandémico (Brasil y México), Colombia, con sus 15.619 fallecidos al martes 18 de agosto, es el segundo país latinoamericano con más muertos por coronavirus. La administración de Colombia, más allá de desavenidas entre el gobierno central y algunos locales, se propuso una estrategia lógica para enfrenar la pandemia y en los primeros meses le fue bien. Eso ya cambió.

Macroeconomía e involución del coronavirus son dos aspectos clave en esta etapa generadores de lógica preocupación en la sociedad colombiana, sacudida además por violaciones a los derechos humanos que no ceden.

En los últimos días, tanto organizaciones colombianas como internacionales, han denunciado las tres últimas masacres producidas contra jóvenes ocurridas en este mes que suman 16 muertes. Otras fuentes, como ONU Derechos Humanos Colombia, informan que en lo que va del año han documentado 33 masacres y le restan siete por documentar; así como el seguimiento a 97 asesinatos de personas defensoras de DDHH, de los cuales han documentado 45 casos.

La primera consecuencia del descalabro económico colombiano la confirma la más reciente encuesta Percepción país realizada por las empresas Guarumo y EcoAnalítica: para un 29,6% de la ciudadanía consultada la principal preocupación es el empleo, seguido de la corrupción (21,8%) y recién en tercer lugar aparece el Covid19 (12,1%), pese al crecimiento de casos registrados.

Seguridad, economía y educación siguen en la lista de preocupaciones con 11,3%, 7,6% y 4,1%, respectivamente.

Se suma a lo anterior, la polarización ciudadana que si bien tiene su mayor expresión en las redes sociales, no deja de reflejarse en los sondeos de opinión —con disimiles resultados según qué firma encuestadora se considere—  y en la actividad política cotidiana, todo lo que complica más aun el resto del período de gobierno que lleva adelante el presidente Iván Duque.

La detención domiciliaria dispuesta el 4 de agosto por la Suprema Corte de Justicia contra el dos veces presidente y hasta hoy senador, Álvaro Uribe Vélez, a quien le sigue un proceso por los delitos de soborno y fraude procesal, contribuyó a exacerbar notablemente la brecha ciudadana.

Según una encuesta de la empresa Datexco, el 64% de los encuestados está de acuerdo con la decisión judicial respecto a Uribe. Otra medición, de las mencionadas Guarumo y EconaAnalítica, constató que un 44 % de los ciudadanos está en desacuerdo con la detención del ex presidente, quien renunció a su banca. Datos contrapuestos como puede constatarse.

Desde Estados Unidos, el vicepresidente Mike Pence instó a la justica colombiana para que la defensa de Uribe sea realizada en libertad del ex presidente de Colombia. En su cuenta de twitter Pence pide “a los funcionarios colombianos que permitan que este Héroe, que ha recibido la Medalla Presidencial de la Libertad de Estados Unidos, se defienda como un hombre libre".

También varios líderes venezolanos de oposición al chavismo han expresado su apoyo a Uribe, lo que es analizado en una columna de opinión publicada en el periódico El Espectador, de Bogotá,  por el investigador y vocero del Observatorio de Venezuela de la Universidad colombiana de El Rosario,  Ronald F. Rodríguez: “en su afán por conseguir aliados para su legítima lucha por la restauración democrática de Venezuela, la oposición incurre en varios errores”, sostiene.

El partido de Uribe, Centro Democrático, es el principal apoyo parlamentario de Duque que carece de legisladores propios. En la primera mitad de su administración iniciada en 2018, el presidente pudo manejarse y ofrecer resultados que fueron expuestos recientemente por el propio Duque en el que destacan los avances en la lucha contra la corrupción, haber logrado la mayor reducción de área sembrada de cultivos ilícitos desde 2014 y el crecimiento macroeconómico de 2019 que superó el promedio mundial y regional.

Duque también presentó como un logro de su gobierno haber consolidado “una de las tasas de homicidio más bajas en 40 años”, lo que fue relativizado por Colombiacheck  –“una organización sin ánimo de lucro, no partidaria, que reúne a más de 100 periodistas asociados en Colombia para promover el periodismo de investigación”— con base a un balance de los homicidios en 2019 realizado por el medio especializado en crimen organizado de América Latina Insight Crime. En él se indicó que “después de una constante disminución de los homicidios entre 2002 y 2017 y un pequeño repunte en 2018, las cifras en Colombia volvieron a caer en 2019, a pesar de que la criminalidad del país continúa en un proceso de adaptación tras la retirada de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc)”.

Por su parte, Katherine Aguirre, investigadora en seguridad del Instituto Igarapé de Brasil, puntualiza que la cuarentena que se vive desde marzo vuelve atípica la comparación del primer semestre de 2020 y que “en toda la region todos los países de la región han experimentado reducciones en los homicidios, salvo México”.

El Centro Democrático realizó el viernes 14 de agosto un homenaje a Uribe en el recinto de la Cámara de Diputados ubicando imágenes del expresidente en tamaño real en las bancas que ocupa ese partido. Sin el liderazgo ejercido in situ por Uribe, puede complicársele la segunda parte de su mandato a Duque.

Además de las previsibles críticas de la oposición de centro izquierda, el sábado 15 se sumó la del expresidente liberal César Gaviria quien en un congreso de su partido arremetió contra Duque, a raíz del apoyo que el Presidente expresara a Uribe luego del procesamiento judicial, preguntando si "¿Duque quiere acabar con el Estado social de derecho?”, añadiendo que no permitirán que se acabe con la Justicia Especial para la Paz (JEP) y el incumplimiento del Acuerdo de Paz con las Farc. “No más palos en la rueda a la JEP”, dijo en su discurso, sin dejar de cuestionar el manejo de la pandemia y la pasada reforma tributaria dispuesta por el Gobierno.

En el primer semestre del año la economía se contrajo 7,4%. Desde 1929 en que el PIB anual retrocedió 8,6% no se registraba una cifra parecida.

El FMI prevé el hundimiento de la economía colombiana en 2020 con una contracción del PIB de 7,8%, mientras que para el año entrante se espera un rebote de 4,0%.

 
Acerca del autor
Hugo Machín Fajardo
Hugo Machín Fajardo
Periodista desde 1969, una forzada interrupción entre 1973 -1985, no le impidió ejercer el periodismo clandestino. Secuestrado en 1981 por la dictadura uruguaya, permaneció desaparecido y torturado hasta 1982, en que fue recluido en el Penal de Libertad hasta 1985. Ex -docente de periodismo en Universidad ORT, de Montevideo. Ex vicepresidente de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU). Jurado del Premio Periodismo para la Tolerancia, 2004, de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) /Unión Europea. Coordinó "Periodismo e Infancia-2005". Integró diversas redacciones periodísticas de medios y agencias de noticias en Montevideo, Uruguay. Actualmente se desempeña como free -lance.
Twitter: @MachinFajardo