Artículos / Opinión
Carlos Fara

La historia no tolera un vacio

(7 Miradas) Dada la gravedad de lo que está sucediendo y lo que afecta al segundo a segundo de la vida de cada habitante del planeta, varios se están animando a decir que el mundo no va a volver a ser el mismo, que esto dejará una gran marca, que el capitalismo podría entrar en crisis, etc. Son afirmaciones un poco arriesgadas, muy afectadas por el shock de corto plazo (un sesgo cognitivo muy habitual). Como dijo el premier chino Zhou Enlai en 1972 sobre los hechos del Mayo Francés de 1968: es demasiado temprano para opinar.

Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
27 de marzo de 2020
 
La historia no tolera un vació

(7 Miradas) “Hay situaciones que demuestran que hay mucha gente bastante irresponsable”. “No a todos los pacientes con síntomas de coronavirus les pueden hacer el test… Faltan kits”. Ambos comentarios no son sobre la Argentina. El primero es de un funcionario español y el segundo de una periodista en los EE.UU. El mundo no estaba preparado para esto. La pregunta sería entonces ¿para qué está preparado el mundo? Quizá solo para consumir.

Ahora todo el planeta cae en la cuenta que ajustar los presupuestos en salud en busca del santo grial del equilibrio fiscal puede ser pan para hoy y hambre para mañana: en situación de stress los sistemas sanitarios no dan abasto, lo cual deriva en un darwinismo social. Sobrevivirá el más apto (para pagar un acceso a la salud digno).

Hasta los más ortodoxos llegan a la conclusión que a una situación de excepción le corresponden medidas extraordinarias. Esto significa poner controles económicos, limitar la libre circulación, emitir dinero para que amortiguar la crisis económica que ya está sobre nuestras espaldas, y podría ser mucho peor aún si la batalla contra el virus se prolonga excesivamente. ¿El debate parece ser mayor emisión vs. mayor salud?

Como el planeta ya estaba bajo la espada de Damocles de la crisis climática, paradójicamente esta escena cuasi medieval de peste y reclusión ayudan notablemente a que mejoren los indicadores de dióxido de carbono en algunos países. Dicho en refrán popular: no hay bien que por mal no venga.

Como lo mencionamos en la columna “Con Greta cambiaremos el mundo?” (26 de febrero de 2020) –sin saber que un mes después íbamos a estar en semejante emergencia- el homo sapiens ha enfrentado varias crisis “inéditas” en los últimos 100 años: la Primera Guerra Mundial, la gripe española, la crisis del ´29, la Segunda Guerra Mundial, la amenaza de una guerra nuclear, la polio, la crisis del petróleo, la crisis de 1987, el ébola, la crisis de 2008 (que iba a ser peor que la de 1929, se acuerdan?), entre otras. En todos los casos la civilización le encontró la vuelta, a la corta o a la larga, y con costos importantes, claro.

Volvemos a repetir literalmente lo que señalamos en aquella nota: “Esto significa que la historia está llena de ultimátums que despertaron las conciencias a tiempo y evitaron el final de la humanidad. ‘Pero esto es inédito!´. Sí, todo fue inédito en cada momento histórico”. O sea: siempre hay un Apocalipsis a la vuelta de la esquina. Si la humanidad supera esta coyuntura, luego de los festejos iniciales –cual fin de la Segunda Guerra Mundial- nos espera una mala noticia implícita: no será la última crisis que presenciemos. Como bien dice el tan mentado Harari en su libro “Homo Deus”, “la historia no tolera un vacío. Si la incidencia del hambre, la peste y la guerra se está reduciendo, algo acabará ocupando su lugar en la agenda humana”. No nos podremos relajar, ya que está no solo no será la última gran crisis, sino que tampoco sabemos si  es la más grande que vayamos a vivir. Me animo a decir que no.

Dada la gravedad de lo que está sucediendo y lo que afecta al segundo a segundo de la vida de cada habitante del planeta, varios se están animando a decir que el mundo no va a volver a ser el mismo, que esto dejará una gran marca, que el capitalismo podría entrar en crisis, etc. Son afirmaciones un poco arriesgadas, muy afectadas por el shock de corto plazo (un sesgo cognitivo muy habitual). Como dijo el premier chino Zhou Enlai en 1972 sobre los hechos del Mayo Francés de 1968: es demasiado temprano para opinar.

Como requiere pensar mucho y barajar varias hipótesis sobre si la crisis del coronavirus es o no disruptiva en la historia, lo dejamos para la próxima columna.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

 
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Carlos Fara es Presidente de Carlos Fara & Asociados desde 1991 y lleva más de 30 años dedicados a la consultoría política. Especialista en Opinión Pública, Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Ha recibido varios premios: entre ellos el Premio Aristóteles a la Excelencia 2010, en el Dream Team del año que se compone por los diez mejores consultores a nivel mundial en materia de campañas políticas. Ha recibido 2 veces el premio EIKON (2009 y 2012). Ha participado en 138 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica. Es miembro de la International Association of Political Consultants (IAPC).
Twitter: @carlosfara