Artículos / Opinión
Carmelo Mesa Lago

Venezuela reemplaza a la URSS en Cuba

Por Carmelo Mesa Lago
3 de mayo de 2006
 

La principal bonanza externa para Cuba en el último quinquenio ha sido el apoyo importante, creciente y en gran medida gratuito del presidente Chávez a la economía cubana, que se está acercando al antiguo apoyo de la Unión Soviética. Actualmente Venezuela suministra entre 90,000 y 98,000 barriles de petróleo diarios (4.6 a 5.8 millones de toneladas anuales), que cubren 50-54% de las necesidades de Cuba. El precio máximo fijado desde 2005 es de US $27 por barril, o sea, menos de la mitad del precio de mercado mundial (US $68 en abril de 2006), lo que implicó un subsidio de precios de US $1,000 millones el año pasado y aún más este año.

Virtualmente Cuba no ha pagado la gran mayoría de dicho petróleo, incurriendo en una deuda acumulada que se estima en US $2,500 millones en el período 2000-2005. También el Banco Industrial venezolano otorgó a Cuba un crédito por US $200 millones para compras que se agotó en septiembre de 2005; ahora se anuncia un nuevo crédito del Banco de Comercio Exterior. Por último, Venezuela ha firmado compromisos potenciales de inversión de cientos de millones de dólares en todo tipo de proyectos de producción y de infraestructura en Cuba, particularmente en la producción de níquel y acero inoxidable y refinación de petróleo.

En 2005 Venezuela fue el principal socio comercial de Cuba, con un intercambio de mercancías por valor de US $2,500 millones; las importaciones venezolanas ascendieron a US $1,800 millones mientras que las exportaciones cubanas fueron sólo de US $500 millones, o sea, un déficit de US $1,300 millones en contra de Cuba, equivalente a un tercio del déficit total. ¿Cómo pagó Fidel a Chávez? Para este año se estima que el intercambio comercial ascenderá a US $3,500 millones; si se mantienen igual las exportaciones cubanas, el déficit saltará a US $3,500 millones.

Lo anterior demuestra que sólo por razones políticas (al igual que antes la Unión Soviética), Venezuela otorga una ayuda tan magnánima a Cuba. Chávez está dispuesto, y hasta el momento, es capaz de soportar la cada vez más pesada carga cubana, apoyado en los altísimos precios del petróleo en el mercado mundial. Si ocurriese una recesión mundial o aumentase significativamente la oferta mundial de petróleo, el precio del crudo caería y asimismo lo haría la capacidad del líder de la ''revolución bolivariana'' para apuntalar a su contraparte en La Habana. Otro contratiempo sería la disminución de la producción venezolana por agotamiento gradual de los yacimientos. Estos supuestos no parecen probables en el mediano plazo y, si Chávez gana las elecciones, Venezuela reemplazaría por completo a la desaparecida URSS como el gran subsidiador de la economía de Cuba.

¿Contribuirá dicha carga a un final similar al de la Unión Soviética?

Carmelo Mesa Lago es economista y profesor emeritus de la Universidad de Pittsburgh.

Fuente: El Nuevo Herald.