El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Patricio Navia

Mejor solos que mal acompañados

(El Líbero) La decisión del gobierno de Sebastián Piñera de impulsar Prosur como una nueva iniciativa de integración sudamericana refleja lo complejo que resulta tener voz e influencia en la arena internacional para un país de tamaño medio como Chile. Pero igual como ocurre con las amistades, cuando los candidatos a ser amigos restan más de lo que pueden sumar, es mejor andar solo.

Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
19 de marzo de 2019
 

(El Líbero) América Latina debe tener el récord mundial de organizaciones e iniciativas de integración regional. Dependiendo de cómo se cuenten —y de si se incluyen iniciativas que todavía existen, pero que ya han caído en desuso— tiene más de estos organismos que países. Lo insólito de esta inflación de iniciativas de integración se explica porque siempre resulta más fácil —y genera más prensa— anunciar una nueva que hacer funcionar las que ya existen. La duplicidad de objetivos, tareas y funciones de los distintos proyectos genera costos innecesariamente altos para los erarios públicos y, lo que es peor, reduce el impacto que tienen las distintas instancias en el concierto internacional.

Pese a que el escenario geopolítico de América Latina ya tiene demasiados músicos y hay más confusión que armonía en lo que está escuchando el mundo, el Presidente Sebastián Piñera ha decidido apostar por la creación de Prosur. Como una mezcla que busca remplazar a Unasur, pero que se basa más bien en la Alianza del Pacífico (aunque sin México), Prosur se parece demasiado al Grupo de Lima (pero sin México, Centroamérica o Canadá). Si la explicación parece confusa, aquí hay un cuadro que mapea la membresía en las distintas instancias de integración regional en América Latina.

Pero el problema no es solo el exceso de instancias de integración regional en América Latina. Otro problema que tiene Chile es que, por el momento, hay pocos países medianos o grandes que están en condiciones de asumir un papel de liderazgo en esa integración. El nuevo gobierno mexicano está presidido por un líder nacionalista y populista que, de cumplir todas las promesas que ha hecho en sus madrugadoras conferencias de prensa que realiza cada día, logrará terminar con “esa pesadilla que fue la política neoliberal”, como declaró recién el domingo 17 de marzo. El Presidente Jair Bolsonaro en Brasil también ha hablado de más y, en los dos meses y medio que lleva en el poder, ha demostrado ser mejor haciendo declaraciones controversiales que adoptando reformas que hagan que Brasil despegue y recupere la senda del crecimiento. Además, incomprensiblemente, Bolsonaro ha preferido acercarse a las políticas y atributos más cuestionables del Presidente de Estados Unidos Donald Trump que los postulados y valores más positivos y conducentes al crecimiento y la inclusión social que existen en las democracias capitalistas del mundo.

En Colombia, el Presidente Iván Duque necesita desesperadamente mostrar su liderazgo para contrarrestar la ampliamente difundida creencia de que el hombre que realmente manda en el país es el ex presidente y ahora senador Álvaro Uribe (2002-2010). En Argentina, el Presidente Mauricio Macri está en una situación difícil. En medio de la peor crisis económica desde 2001, debe buscar la reelección cuando la inflación está en un 50% y su aprobación está por el piso. Difícilmente Macri puede convertir la integración regional en una de sus prioridades este año. Venezuela está en la peor crisis en más de medio siglo, con dos presidentes disputándose el poder y Martín Vizcarra, en Perú, al haber asumido desde la vicepresidencia, carece de la legitimidad que tienen los presidentes electos.

Es verdad que siempre hay desafíos en las iniciativas de integración y que la necesidad de fortalecer lazos obliga a trabajar aun cuando las condiciones no son buenas. Pero la región hoy parece estar en mejores condiciones para seguir impulsando la integración comercial y en infraestructura que para lanzar proyectos políticamente ambiciosos. Luego, tendría más sentido seguir impulsando ese tipo de iniciativas —tanto en plano bilateral como multilateral- que aspirar a crear nuevas estructuras de integración.

Cuando el Presidente Piñera aparezca en la foto del 21 de marzo junto a los presidentes de la región que lleguen a la cumbre (ya están confirmados Bolsonaro, Duque, Macri, Vizcarra, Lenin Moreno de Ecuador y Mario Abdo de Paraguay), el entusiasmo y las sonrisas no ocultarán la evidente debilidad política de varios de esos líderes en sus países y la cuestionable reputación internacional de otros. De hecho, de todos los presidentes que saldrán en la foto, el que mejor reputación internacional tiene, hoy por hoy, es el propio Piñera. Al juntarse con líderes cuestionados, impopulares y controversiales, Piñera inevitablemente recordará que, a veces, es mejor andar solo que mal acompañado.

Fuente: El Líbero (Santiago, Chile)

 
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia