23.9.2018
 
Artículos / Opinión
Marlene Azor Hernández
La «nueva» Constitución nace muerta
Por Marlene Azor Hernández
14 de junio de 2018
(Cubaencuentro) El proceso empezó al revés perdiendo toda legitimidad. Se hubiera convocado a elecciones libres para elegir a la Comisión Constituyente por toda la población, ya que Esteban Lazo afirmó que es una reforma total.[2]Cada uno de los candidatos debía informar y discutir con la población su propuesta de Constitución, en todo el territorio nacional.
 

(Cubaencuentro) Así empezó el alarmante proceso de hacer, una vez más, todo al revés. Nos enteramos por Granma y Cubadebate, que existía una comisión creada en silencio y sin conocimiento de su composición, que a pedido del Buró Político, “hace unos años”, —la nueva muletilla de los funcionarios cubanos para no asumir responsabilidades— entregó un documento secreto con sus propuestas de cambios a la Constitución. La ciudadanía no tiene ninguna información del documento secreto, ni su fecha, ni quienes participaron.

El documento secreto, es el que recibe la nueva comisión, de la cual nos aclaran que muchos diputados “secretos” son coincidentes en ambas comisiones. Para colmo de incompetencia, la “nueva” comisión ya ha gastado 9 días de “trabajo intenso” para comprender los “preceptos”[1] del General a saber: cómo cambiar palabras para maquillar un poder que se niega a facilitar el desarrollo del país, los derechos ciudadanos, y el bienestar ausente. Ninguno de los miembros de la comisión sabe nada de las teorías y las prácticas del desarrollo, y mucho menos del conocimiento constitucional. Granma tuvo la falta de respeto de publicar los nombres de los funcionarios que componen esta nueva comisión, sin agregar cargos y funciones de esos diputados. Luego, Cubadebate lo corrigió y al menos agregó los puestos de los funcionarios.

La nueva comisión está dirigida por el general Raúl Castro y la componen:

  1. Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.
  2. José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.
  3. Teresa María Amarelle Boué, miembro del Buró Político y secretaria general de la Federación de Mujeres Cubana.
  4. Ulises Guilarte de Nacimiento, miembro del Buró Político y secretario general de la CTC.
  5. Abelardo Álvarez Gil, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido.
  6. Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular.
  7. Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado.
  8. José Amado Ricardo Guerra, secretario del Consejo de Ministros.
  9. Carlos Rafael Miranda Martínez, coordinador nacional de los CDR.
  10. Rafael Ramón Santisteban Pozo, presidente de la ANAP.
  11. José Luis Toledo Santander, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular.
  12. Miguel Ángel Barnet Lanza, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.
  13. Eduardo Moisés Torres Cuevas, presidente de la Academia de Historia de Cuba y director de la Biblioteca Nacional José Martí.
  14. Ariel Mantecón Ramos, presidente la Organización Nacional de Bufetes Colectivos.
  15. Antonio Hernández López, funcionario de la Oficina del Segundo Secretario del CCPCC.
  16. Yumil Rodríguez Fernández, vicejefe de la Secretaría del Consejo de Estado.
  17. Elba Martínez Amador, jefa del área jurídica de la Secretaría del Consejo de Ministros.
  18. Johana Odriozola Guitar, directora jurídica del Ministerio de Economía y Planificación.
  19. Raúl Alejandro Palmero Fernández, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria.
  20. Elier Ramírez Cañedo, historiador.
  21. Marcia Cristobalina Chicoy Ramírez, juez del Tribunal Provincial Popular de Camagüey.
  22. Yoraida Núñez Bello, vicefiscal provincial en Santiago de Cuba.
  23. Luis Clodoaldo Velázquez Pérez, presidente de la Academia de Ciencias de Cuba.
  24. Nancy Acosta Hernández, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular de Guantánamo.
  25. Yailín Orta Rivera, directora del Periódico Granma.
  26. Santiago Eduardo Lajes Choy, rector de la Universidad de Camagüey.
  27. Alexis Lorente Jiménez, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular de Sancti Spíritus.
  28. Yansi María Bravo O´Farril, contralora jefe provincial en Mayabeque.
  29. Ania María Aparicio Albelo, directora provincial de Justicia, en Villa Clara.
  30. Yanet Hernández Pérez, asesora de la Ministra de Educación.
  31. Regla María Ferrer Domínguez, vicepresidenta para el Órgano de Administración Provincial en Pinar del Rio.
  32. Ana Teresa Igarza Martínez, directora de la Oficina de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel.

Cada uno de estos funcionarios lo que puede mostrar son sus fracasos en la gestión pública. Desde el General, hasta la encargada de la Zona Especial del Mariel.

¿Por qué la Constitución nace muerta?

El proceso empezó al revés perdiendo toda legitimidad. Se hubiera convocado a elecciones libres para elegir a la Comisión Constituyente por toda la población, ya que Esteban Lazo afirmó que es una reforma total.[2]Cada uno de los candidatos debía informar y discutir con la población su propuesta de Constitución, en todo el territorio nacional.

No hay especialistas en la comisión y todos son funcionarios públicos promovidos por lealtad política y analfabetos de la gestión pública eficiente, como lo demuestra el subdesarrollo persistente mental y material del país. Estos funcionarios sólo cuentan con un nivel muy precario de información y formación.

La “experiencia” de los funcionarios en Cuba, —incluyendo a Díaz Canel— es la de aprender a lidiar y complacer al resto de la nomenclatura, mediante papeleo, trasiego de influencias opacas, desde sus oficinas climatizadas y en un sistema que niega permanentemente la información y la formación de alternativas viables a sus “trabajos” burocráticos: Algunas cifras de cumplimiento e incumplimiento del plan, los insumos que no han llegado, las justificaciones climáticas o de liquidez de la incompetencia estructural. Ninguno de esos funcionarios se da por enterado de la realidad del país. No le hace falta para mantenerse en el puesto. Algunos pasean por los territorios, unos más que otros. Recuerden la reciente explicación del ministro de Transporte frente a la catástrofe del avión que produjo 112 muertos la mayoría de ellos, nuestros compatriotas: “los papeles del avión estaban en regla”.

El desempeño profesional en Cuba es ninguneado. El mérito en Cuba no es por la capacidad profesional mostrada, sino por la sumisión política al incompetente autócrata de turno y al reaccionario partido comunista en el poder. La consecuencia más evidente es que esa comisión no ofrecerá ninguna propuesta de Constitución que refleje los intereses de la población que será consultada sólo al final del proceso. Tendremos un mamerto[3] con algunas palabras de derecho internacional, mucho marxismo leninismo soviético bañado en las aguas del Atlántico, y el mismo destino de la anterior constitución, muy soviética y/o muy excluyente, que es lo mismo, con una fuerte represión al disenso y muy atenta a los intereses del General sin batallas y sin título universitario, para obstruir el desarrollo y la democracia, única manera de mantenerse en el puesto y no perder entonces, los magros privilegios ocultos que le otorga el régimen a sus funcionarios. La comisión no tiene ni información ni formación eficiente para redactar un anteproyecto de Constitución.

Por eso la ciudadanía ni sabe, ni está interesada de qué va el asunto. Sabe de antemano por experiencia, que sus intereses no estarán en esa “nueva” Constitución que al igual que la actual no le ha mejorado la vida en decenios, sino más bien lo contrario. Si alguien tiene duda con mi dictamen, puede revisar los documentos rectores del partido para que constaten la precariedad del bajo nivel y cómo no conducen a ninguna parte. Eso sí, todo esto es muy soviético “autóctono” y tiene la magnífica “originalidad” de las aguas albañales. Dos valores que el PCC se ufana en tener.


[1] Preceptos: Mandato u orden que el superior hace observar y guardar al inferior o súbdito. Diccionario de la RAE.

[2] Julio Antonio Fernández EstradaNO PUDE PASAR MI PAPELITO: MIS DUDAS SOBRE LA NUEVA CONSTITUCIÓN, 5 de junio de 2018, en https://eltoque.com/la-primera-sesion-de-la-anpp-y-la-nueva-constitucion/

[3] De niña jugaba con plastilina a agregarle sombrero, pipa y zapatos y hasta espejuelos, a una plastilina gris que vendían para los niños cubanos y que aprendí como juego con el nombre de Mamerto. Construir el mamerto era fácil y no necesitaba ninguna habilidad más que saber que la cabeza va arriba y los pies abajo, cinco minutos después el juego era absolutamente aburrido.

Fuente: Cubaencuentro (Estados Unidos)

Acerca del autor
Marlene Azor Hernández
Marlene Azor Hernández
Socióloga de formación, imparte cursos de capacitación en las empresas o cursos regulares de maestría y diplomado en varias universidades, todos relacionados con el Desarrollo Humano en las empresas.
[Ver todos los artículos del autor]