Artículos / Opinión
Ricardo López Göttig

Otro mundo es posible: La Democracia Liberal

Por Ricardo López Göttig
Twitter: @lopezgottig
30 de enero de 2006
 

Desde fines de los años noventa, en cada evento internacional de organismos multilaterales o reuniones de presidentes y primeros ministros, se asoman varios grupos que se autodenominaron "globófobos" -por su temor a la globalización- y que ahora se han rebautizado como "galaxias altermundialistas". El llamado "altermundialismo" remite al slogan de que "otro mundo es posible", lanzado sin mucha imaginación por la publicación Le Monde, y tomado entre otros por el diario Granma, vocero del régimen de Fidel Castro. Ahora bien: atentos a la experiencia histórica de la humanidad, la aspiración de que "otro mundo es posible" nos lleva a las conquistas de la democracia liberal en el último siglo y medio, cuyos valores aún distan de ser los aceptados y abrazados con sinceridad en la mayoría de los países. De aquí que, paradójicamente, los "altermundialistas" con pleno derecho a ser así llamados, somos quienes creemos en el respeto a las libertades individuales, a la propiedad privada, en la limitación al poder del estado, en las instituciones democráticas y el Estado de Derecho, que es el gobierno de las leyes.

La mayoría de la humanidad aún gime bajo el yugo de dictadores que expolian a sus pueblos, manteniéndolos en la miseria y la barbarie. Muchos de estos regímenes autocráticos, sin embargo, se autotitulan como "repúblicas", en los que no hay división de poderes ni renovación periódica de sus autoridades. Algunos de estos países se han liberado de la opresión de un partido totalitario, como los que otrora se hallaban tras la cortina de hierro, en la Europa central y oriental. Y estos pueblos, convencidos de que "otro mundo es posible", adoptaron las instituciones de la democracia liberal, tal como evolucionaron en Europa occidental y América del Norte.

Las "galaxias altermundialistas" que ensalzan Le Monde y Granma, sin embargo, se caracterizan por su franco rechazo a la sociedad abierta y pluralista. Con su profunda desconfianza hacia la capacidad de las personas para resolver sus problemas, aspiran a una mayor intervención del estado en la vida cotidiana, así como tienen en común su rechazo por la iniciativa privada de toda índole. A pesar de su discurso a favor de la diversidad y el pluralismo, denuestan a las sociedades libres en las que se respetan los derechos de las minorías. En rigor, estas "galaxias altermundialistas" cobijan en su seno a toda la gama de grupos reaccionarios que rechazan la complejidad de la sociedad moderna, aun cuando es el único tipo de sociedad que alienta el debate libre y la búsqueda de cambios para mejorar sustancialmente la calidad de vida, y en la que se desarrolla la más increíble variedad de tratamientos para resolver los problemas humanos fundamentales. Los llamados "altermundialistas" son "paleomundialistas", puesto que aspiran a que la humanidad retroceda a pasos agigantados hacia estilos de vida de subsistencia mínima, en la que dos tercios de la humanidad perecerían por inanición y enfermedades, tal como ocurrió en todos los experimentos totalitarios del siglo XX.

En la democracia liberal, son las personas las que crean los ámbitos de acción y reflexión para debatir y llevar adelante los mejores tratamientos para el medio ambiente, la salud, la educación, la marginación, la superación de la pobreza, la criminalidad, entre tantos otros problemas que nos angustian. Otro mundo, entonces, sí es posible.

Ricardo López Göttig es historiador y director del Instituto Liberal Democrático de CADAL.

 

 
Acerca del autor
Ricardo López Göttig
Ricardo López Göttig
Doctor en Historia (PhD), Universidad Karlova de Praga y egresado de la carrera de Historia en la Universidad de Belgrano. Es profesor en la Universidad ORT, Uruguay. Entre sus publicaciones se destacan: “Los fundadores de la República”, "El debate parlamentario sobre la reforma electoral de 1902”, “Borges a Peronismus”, “La cuestión religiosa en la Convención Constituyente de 1853”, “El socialismo librecambista en el Congreso argentino entre 1912 y 1914”, “El legislador, la comunidad y la libertad individual”, y “El Bicentenario y la evolución de las instituciones republicanas”.
Twitter: @lopezgottig