12.12.2018
 
Artículos / Opinión
Patricio Navia
Nombrar a familiares en cargos de confianza
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
24 de abril de 2018
(El Líbero) La esposa del César no sólo debe serlo, sino también parecerlo. Al nombrar a su hermano como embajador en Argentina, el Presidente Piñera se expone a críticas sobre las formas y el fondo de lo que significa liderar un gobierno que aspira a la meritocracia y a la probidad.
 

(El Líbero) La decisión de Sebastián Piñera de nombrar a su hermano Pablo como embajador en Argentina refleja incapacidad para darse cuenta de que, en su condición de Presidente de la República, debe ir más allá de lo que es estrictamente legal. Porque su comportamiento sienta precedente y se convierte en ejemplo para todas las autoridades de su gobierno que tienen poder discrecional para nombrar cargos de confianza, el Presidente debiera entender que, al nombrar a su hermano como embajador, está dejando una barra demasiado baja para una administración que prometió terminar con las malas prácticas que le hicieron tanto daño a la anterior.

Como se ha repetido hasta el cansancio, el Presidente de la República tiene la potestad de nombrar a los embajadores a voluntad, quienes no necesitan ser personas con experiencia diplomática ni tener credenciales o atributos especiales. Basta con que cuenten con la confianza del Presidente. De hecho, en gobiernos anteriores los Mandatarios usaron esta potestad nombrando a embajadores que poseían pocas credenciales, nula experiencia y que, en algunos casos, demostraron su incapacidad para el cargo haciendo declaraciones o cometiendo actos que los obligaron a renunciar o que motivaron peticiones de renuncia. El propio Piñera ya experimentó esa incómoda sensación en su gobierno anterior, cuando su primer embajador en Argentina hizo declaraciones inoportunas y destempladas que lo obligaron a dejar el cargo.

Por eso que los argumentos que se han esgrimido destacando la trayectoria política y funcionaria de Pablo Piñera resultan extemporáneos. El nombramiento de un embajador no requiere que esa persona tenga un currículum notable o una trayectoria destacada. El único requisito es tener la confianza del Presidente. No cabe duda de que Pablo Piñera tiene esa confianza y, por lo tanto, reúne los requisitos necesarios para ser nombrado embajador.

Pero él es también el hermano del Presidente. Su nombramiento constituye un acto de nepotismo —no porque no tenga los atributos requeridos para el cargo (que no se necesitan)— porque Pablo Piñera es hermano de Sebastián Piñera. Cuando los Presidentes nombran a familiares directos en cargos de confianza, inevitablemente alimentan las sospechas de que sus decisiones están influenciadas por cuestiones distintas a las “razones de Estado” que, presumiblemente, debieran estar detrás de esas decisiones.

Pero el mayor daño que genera la decisión del Presidente es que, tácitamente, está sentando un precedente que guiará el comportamiento de ministros, intendentes, gobernadores, jefes de servicio y otras autoridades del gobierno.Si el Presidente se da el lujo de nombrar a su hermano, entonces sus subalternos pensarán que es perfectamente legítimo que ellos favorezcan a sus propios familiares directos para los cargos de confianza que les toca nombrar.

Como se ha repetido muchas veces, la esposa del César no sólo debe serlo, sino también parecerlo. Al nombrar a su hermano como embajador, el Presidente se expone a críticas sobre las formas y el fondo de lo que significa liderar un gobierno que aspira a la meritocracia y a la probidad. Además, Piñera también permite que sus adversarios lo critiquen por la inconsecuencia de haber condenado —correctamente, siendo candidato presidencial— el nepotismo y amiguismo que existieron en el gobierno anterior.  Ahora que toma una decisión que lo expone a las mismas críticas que él realizó, Piñera le abre innecesariamente un flanco a la oposición. Es más, al ponerlo en la línea de fuego, Piñera también mancha la impecable hoja de vida de servicio público que su hermano había tenido hasta ahora.

Finalmente, dado que lo que presumiblemente quería Piñera era enviar una señal potente al gobierno de Argentina sobre su intención de fortalecer relaciones, el nombramiento de su hermano atenta contra ese objetivo, en tanto todo el mundo está hablando de la relación de parentesco entre ambos y no de los temas que el nuevo embajador impulsará en la agenda bilateral. Es más, la relación entre ambos gobiernos quedará manchada por este nombramiento, especialmente dado que el gobierno de Mauricio Macri ha impulsado una ley que prohibiría un nombramiento como el que ha hecho Piñera.

Por todas estas razones, la declaración del Presidente justificando el nombramiento —“Yo no he nombrado a Pablo Piñera embajador por ser mi hermano”— resulta desafortunada y lamentable. Es más, constituye un error no forzado y un acto de autosabotaje contra su propio legado como gobernante. Lo que debió haber dicho era que, precisamente porque Pablo Piñera es su hermano, optó por no nombrarlo como embajador en Argentina.

Fuente: El Líbero (Santiago, Chile)

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]