26.9.2018
 
Artículos / Opinión
Carlos Fara
Los sindicalistas vienen marchando
Por Carlos Fara
Twitter: @carlosfara
5 de abril de 2018
(7 Miradas) Dominar la inflación vía salarios es clave para el gobierno. Cómo está logrando esto? Es una historia vieja y repetida: los muchachos saben que cuando alguien maneja el poder con astucia es preferible cuidarse y encolumnarse. En eso los «gordos» y los «flacos» son especialistas.
 

(7 Miradas) El 24 de enero publicamos la nota “Podrá Macri torcerle el brazo a los sindicatos?”. En dicha nota concluimos que “siempre puede haber victorias parciales que vayan indicando que algo ha cambiado, aunque sea módico”. Un mes después dijimos respecto a la movilización de Moyano que “era una anécdota”.

70 días después de la primera nota repasemos algunos hechos que vienen sucediendo:

1) Muchos gremios importantes están cerrando sus paritarias por el 15 % de aumento salarial, que es la pauta inflacionaria que se ha fijado el gobierno para 2018

2) El confederal de la CGT va camino a nombrar una nueva conducción unipersonal, concluyendo con la etapa del triunvirato

3) Moyano está cada vez más aislado sindicalmente (los movimientos sociales no quieren participar de una marcha opositora con él)

4) Moyano solo puede recostarse sobre el kirchnerismo dentro del peronismo

5) La empresa OCA sigue contra las cuerdas

6) El ministerio de trabajo está otorgando muchas menos personerías gremiales, con lo cual trata de evitar la progresiva fragmentación que se produjo en la etapa kirchnerista (fenómeno del que se quejó el propio presidente hace unas semanas).

Todos estos hechos son positivos para la pulseada que el gobierno viene manteniendo con el sindicalismo en general, si bien todavía no logró avanzar sobre la reforma laboral en el Congreso. Por supuesto, que si se lo mira estructuralmente solo son indicadores parciales de un esquema de negociación mucho más amplio. Pero como también mencionamos en alguna de las últimas columnas, en el oficialismo impera la “filosofía del paso a paso”. O lo que todos ya conocemos como un mantra macrista: el gradualismo.

En este marco, hay batallas de fondo –como la reforma laboral- frente a otras de urgencia porque marcan cuestiones centrales de corto plazo –como los cierres de paritarias. En lo inmediato importa mucho más lo segundo que lo primero. Mientras, otros procesos –como los judiciales- van reordenando el mapa, en algunos casos por circunstancias concretas –el caso Caballo Suárez o el mismo Moyano- y en otros simplemente porque actúan como “efecto demostración”, aleccionador para la mayoría.

Dominar la inflación vía salarios es clave para el gobierno. Cómo está logrando esto? Es una historia vieja y repetida: los muchachos saben que cuando alguien maneja el poder con astucia es preferible cuidarse y encolumnarse. En eso los “gordos” y los “flacos” son especialistas. Ya lo hicieron con Alfonsín post ´85 (y hasta pusieron al ministro de trabajo!). Luego todo eso se cayó con la derrota radical del ´87.

Los sindicalistas seguramente no son “santos”, pero vienen marchando al son de la música oficial.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

Twitter: @carlosfara
Acerca del autor
Carlos Fara
Carlos Fara
Carlos Fara es Presidente de Carlos Fara & Asociados desde 1991 y lleva más de 30 años dedicados a la consultoría política. Especialista en Opinión Pública, Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Ha recibido varios premios: entre ellos el Premio Aristóteles a la Excelencia 2010, en el Dream Team del año que se compone por los diez mejores consultores a nivel mundial en materia de campañas políticas. Ha recibido 2 veces el premio EIKON (2009 y 2012). Ha participado en 138 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica. Es miembro de la International Association of Political Consultants (IAPC).
Twitter: @carlosfara
[Ver todos los artículos del autor]