13.12.2018
 
Entrevistas
Pat Derian:
«Si Kirchner y su esposa van a Cuba, espero que hagan lo que la mayoría de los defensores de los Derechos Humanos hacen»
Por Hernán Alberro, Gabriel Salvia y Fernando Ruiz
10 de diciembre de 2004
«Si uno no se queja o si apoya esas cosas, está participando en cierta forma; está poniéndole un velo a la dictadura y que está bien, que a nadie le interesa. Y ustedes saben ese es el mensaje equivocado. Hay formas diplomáticas para hacerse entender ante cualquier dictador con el que se esté hablando».
 

Entrevista a Pat Derian en el día internacional de los Derechos Humanos:

Para la ex secretaria de Derechos Humanos de Jimmy Carter, Kirchner debería decirle a Castro que hay mucha preocupación en su país respecto de poner gente en prisión por sus ideas. Derian también fue consultada sobre otros casos de derechos humanos.
 
¿Cuál es su opinión sobre el informe que recientemente se dio a conocer acerca de las violaciones de derechos humanos en Chile durante la dictadura de Pinochet?

Es una señal muy buena y espero que sea seguida por varios países que vivieron guerras sucias durante esos tiempos y por quienes aún estén viviendo situaciones similares. Las policías secretas y los lugares secretos de tortura y las cárceles secretas, todos tienen que ser revelados.

El presidente de China Hu Jintao ha estado de gira por Argentina y varios países de Sudamérica por negociaciones comerciales y se teme que a cambio éstos países no la condenen por violación a los derechos humanos. ¿Usted qué opina?

Espero que China esté cometiendo un grave error, porque no puedo creer que luego de todo lo que sufrieron los argentinos vayan a cambiar su voto contra un gobierno que viola los derechos humanos ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU o de cualquier otra organización intergubernamental de derechos humanos.

Ahora pasamos al tema de Cuba. ¿Le sorprendió que hayan liberado al poeta y periodista Raúl Rivero?

Sí, por supuesto. Fue un poco tarde pero mejor tarde que nunca. Fue realmente importante y creo que fue importante que la gente, no sólo de Estados Unidos, sino de otros países de América Latina hayan dicho "esperen un momento". Y espero que esto lleve a que se liberen otros tantos presos que siguen encarcelados allí.

¿Cuál sería su recomendación para todos los países democráticos respecto de la dictadura de Fidel Castro?

Es un gran error que algunos países piensen que acercarse a Castro podría ayudarlos financiera o diplomáticamente. El único interés de Fidel Castro es su perpetuación en el poder y está intentando que otros países tomen el rumbo que él ha tomado y creo que sería un error desastroso que lo hiciera cualquier país.
Creo que habría que darle información muy cercana a los gobiernos y a personas de alto rango que no son funcionarios, pero son muy ricos o tienen grandes empresas, que es necesario preocuparse por esas cuestiones, y que hay una población en una suerte de esclavitud y hay muchas maneras de traer el tema a consideración y decir que es difícil tener relaciones normales y amistosas y que esperan que Castro se comporte mejor con sus compatriotas cubanos abriendo los juzgados y las cárceles, permitiendo la libre expresión y las elecciones libres.

¿Cuál sería su recomendación para el Presidente Kirchner y su esposa si viajan a Cuba?

Si van a Cuba espero que hagan lo que la mayoría de los defensores de los derechos humanos hacen, y lo que yo hice cuando fui a hablar con Castro. Es decir, que hay mucha preocupación en su país respecto de poner gente en prisión por sus ideas. Y Castro les dirá lo que me dijo a mí y será que eso no sucede en las prisiones cubanas. Pasamos un gran tiempo discutiendo cara a cara y finalmente me dijo: "adelante", pero sí se enojó. Pero creo que en una conversación privada con él deberían mencionarle eso y espero que encuentren la forma de hacerlo.

¿Cuándo visitó Cuba por última vez?

Sólo estuve allí una vez y fue hace diez años aproximadamente.

¿Cuál es la razón por la cual algunos defensores de los derechos humanos en Argentina apoyan a la dictadura cubana?

No entiendo por qué lo hacen. Me parece que todas las personas y los argentinos entienden las consecuencias desastrosas para los ciudadanos de un país donde eso sucedió. Si simplemente ven en su propia historia y se dan cuenta del alto precio que pagaron por permitir que un gobierno hiciera lo que quisiera para mantenerse en el poder. No puedo creer que alguien que lo haya vivido esté dispuesto a participar. Porque si uno no se queja o si apoya esas cosas, está participando en cierta forma; está poniéndole un velo a la dictadura y que está bien, que a nadie le interesa. Y ustedes saben ese es el mensaje equivocado. Hay formas diplomáticas para hacerse entender ante cualquier dictador con el que se esté hablando. No es necesario recurrir a los gritos o enojarse. Todo lo que hay que hacer es no participar. No es una buena idea que si se está jugando la copa del mundo en una dictadura y sus líderes son invitados, que estos se sienten en las gradas junto a los dictadores. Puede que lo recuerden al señor Kissinger haciendo eso cuando fue a la Argentina, hombro a hombro con los militares. La gente no lo olvida.

¿Cree que el gobierno estadounidense estuvo involucrado de alguna manera en la represión en Argentina?

Bueno, mucho sucedía en forma encubierta en aquel tiempo. Hubo muchas cosas de las que no me enteré hasta que lo descubrí más tarde y cuando lo descubrí estaba en el ministerio y se lo dije a varias personas y me respondieron: "no, no, eso no sucedió". Pero están pagando el precio ahora.

¿Cuál es su opinión respecto de la situación de los prisioneros de la base militar de Estados Unidos en Guantánamo?

Ustedes saben la respuesta a esa pregunta: estoy horrorizada. Estuve hablando con muchos de mis conciudadanos y es una violación de todo aspecto del estado de derecho en Estados Unidos y está en contra de cualquier creencia religiosa de lo que se le puede hacer a las personas. Estoy horrorizada y el hecho de que ahora estén mintiendo es una atrocidad. Pero se está dando a conocer. La dirigencia puede mentir al respecto, pero la gente ahora lo sabe y confío en que la Corte Suprema se unirá para sentenciar que eso está fuera de la ley y hacerlo público. Ahora el gobierno dice que ya no se realizan esas prácticas, pero se trata de personas que no tienen representación legal, que son tratados como animales y es muy difícil creer que de eso pueda resultar algún tipo de justicia o cualquier tipo de información. Nunca creí que quede alguien que piense que torturar personas les hará decir información secreta: es una mentira y todos los que lo hacen lo saben. Pero creo que les gusta llevar a cabo esas actividades.

¿Cuál es su opinión sobre la situación en Iraq?

Creo que la mayoría de la población no tiene la menor idea de por qué estamos allí. No puedo comprenderlo; me opongo a la guerra. Nuestros soldados incluso ahora se están quejando de que fueron enviados sin el equipamiento apropiado y por lo que puedo ver creo que ahora se dan cuenta que se equivocaron, aunque nunca lo quisieron, y no saben la forma de salir de allí. Parece que puede que insistan en que se lleven a cabo elecciones y que como la gente está votando se retiren y dejen a un país devastado.

¿Qué opina respecto de la ley de Responsabilidad Social de los Medios que se acaba de sancionar en Venezuela?

No entiendo el objetivo. Estoy a favor de la libertad de prensa y también estoy a favor de dejar que la prensa libre esté abierta a todos. Pero no sé lo suficiente como para poder decir exactamente qué es lo que está sucediendo en Venezuela. No conozco a los actores ni el día a día; simplemente sé que es otro país que está teniendo dificultades para salir de una situación de mucha pobreza. La última vez que estuve en Venezuela fue hace unos años atrás y hablé con los miembros del gobierno acerca del sistema legal que tienen porque la igualdad ante la ley no era del todo respetada y eran leyes que tenían más de cien años de antigüedad y la gente que era arrestada tenía muchas dificultades para lograr ser representados y escuchados y un juicio duraba años y años. Es un país con grandes riquezas; es una pena que tenga todos esos problemas.

¿Cuáles serían otros casos actuales que le preocupen en términos de derechos humanos?

Que hay muchos países de África en los que los ciudadanos son vendidos, sistemas de justicia desastrosos, masacres y persecuciones de personas en Sudan. Casi en todas partes por donde se mire parece haber un gran deterioro de la ciudadanía en muchos países.
Creo que Argentina es un país que está en un camino hacia arriba y no cayendo en el desorden del tipo que trae la violación de los derechos humanos. Pienso que apuntan hacia el lado correcto.