21.9.2018
 
Artículos / Opinión
Marcos Novaro
Una negociación que puede debilitar al Gobierno
Por Marcos Novaro
23 de noviembre de 2017
(La Nación) Las provincias resignaron sus juicios contra el Estado y que éste los compensó con un bono. Pero lo cierto es que aquellas cedieron recursos eventuales, y este, unos bien concretos e inmediatos: 80.000 millones en los próximos años.
 

(La Nación) Serán realmente "históricos" los acuerdos sellados en los últimos días entre el gobierno nacional, los gobernadores y los sindicatos?

La opinión general es entre bastante y muy positiva. Se ha dicho que con los acuerdos alcanzados "todos ganan". Que el Gobierno logró poner en marcha su "reformismo permanente" y triunfó doblemente al aislar a los promotores de la "resistencia" y sentar a todos los demás opositores a discutir sus propuestas, con sus condiciones.

Tal vez eso sea más o menos cierto, pero es probable también que hayan surgido algunos inconvenientes en la letra chica de los acuerdos. El punto a destacar al respecto es que el Gobierno cedió demasiado rápido y demasiado dinero. Y que todo lo que no consiguió en la mesa de negociaciones va a recargar su trabajo durante 2018.

Se destaca que las provincias resignaron sus juicios contra el Estado y que éste los compensó con un bono. Pero lo cierto es que aquellas cedieron recursos eventuales, y este, unos bien concretos e inmediatos: 80.000 millones en los próximos años. Algo parecido sucede con la promesa de la responsabilidad fiscal: las provincias se comprometerían, igual que en 1993 y 2004, a reducir gastos y controlar progresivamente sus déficits, y el Gobierno espera que ese sea el instrumento para forzar una baja progresiva de Ingresos Brutos y Sellos. Pero ¿y si sucede lo mismo que con aquellos pactos fiscales y las provincias incumplen? ¿Tendrá a la mano el Ejecutivo nacional algún instrumento para castigarlas? La experiencia con la ley de 1999 no fue buena, recordemos: en ausencia de sanciones efectivas, incumplir es muy tentador. Tampoco se acordó qué se va a hacer con el déficit de las cajas previsionales que siguen administrando las provincias, 13 en total y escandalosamente deficitarias.

Otra mala señal. ¿Quién financiará entonces los cambios que más interesan a Macri para adelante, la reducción de Ganancias y del IVA para los que inviertan, la reducción de aportes patronales? Acertó: todo recaerá en el esfuerzo que pueda hacer la administración central.

Se dice también que los gremios aceptaron "globalmente" la reforma laboral propuesta por el Presidente. Pero lo cierto es que le sacaron casi todas sus notas para ellos problemáticas: buena parte de la reducción buscada en las indemnizaciones, el "banco de horas" para flexibilizar las jornadas laborales, la igualdad de derechos entre empleador y empleado y el fomento a las tercerizaciones; "a cambio" el Gobierno sólo logró avances en el blanqueo y la extensión de licencias, cambios que benefician también a los gremios.

Por otra parte, el trámite parlamentario puede complicar aún más las cosas. El Gobierno espera que en ese proceso se incluya el descuento de lo que se pague por el impuesto al cheque de lo que corresponda a Ganancias. ¿Lo considerarán los legisladores de la oposición, sabiendo que toda caída en la recaudación de Ganancias ahora perjudicará más que antes a sus provincias?

El Gobierno también espera que la fórmula de actualización de jubilaciones por encima de la inflación que ya aceptó (más generosa de lo esperado y más generosa aún para los que hayan aportado al menos 30 años) no anule del todo el ahorro que necesita para pagar sus también generosos compromisos con Buenos Aires (el ahorro previsional inicialmente previsto por 100.000 millones ya se redujo a 70.000), pero ¿y si los diputados y senadores vuelven a mostrarse especialmente sensibles al respecto y se aseguran que los incrementos por sobre la inflación no sean simbólicos (los míseros 10 pesos de los que ya habla con toda razón Kicillof)?

Demasiados problemas dejados a la buena de Dios, cuando ya el Ejecutivo cedió todo lo que podía ceder en la negociación previa con los que no votan las leyes, los gobernadores y los sindicalistas. ¿Qué va a concederles a los legisladores?

Es cierto que el oficialismo puede compensar algo de estos costos si profundiza el círculo virtuoso creado desde las PASO entre fortalecimiento de la gobernabilidad y del control oficial sobre la agenda pública, recuperación de la confianza de los inversores y consumidores, aceleración de la recuperación económica, más recursos para las arcas públicas, por lo tanto más gobernabilidad, etc.. Pero ¿con eso va a alcanzar para compensar las malas señales que pueden surgir respecto de la evolución del déficit público, el endeudamiento, el impacto de todo ello sobre el tipo de cambio y sobre la competitividad de la economía, la inflación y los déficits gemelos, y así sucesivamente? Puede que no.

Además es evidente que las negociaciones dejaron demasiado conformes y distantes del kirchnerismo a los peronistas moderados. Haciéndoles un favor extra a quienes en adelante serán los únicos contrincantes de peso del oficialismo: gobernadores y sindicalistas pueden decir ahora que ellos no tuvieron nada que ver con la iniciativa loca de Cristina de querer incendiarlo todo, que ella es la única que salió realmente derrotada del reciente llamado a las urnas y que de parte de ellos la sociedad no tiene nada que temer porque han demostrado cumplir a rajatabla con una función doblemente virtuosa, sacar definitivamente de escena a ese actor antisistema y destructivo, y corregir los excesos en que cae el Gobierno en su afán ajustador y su insensibilidad social. El famoso centro nacional del que viene hablando Miguel Pichetto.

¿No hubiera sido mejor para el oficialismo esperar a que asumiera su banca Cristina, para que ella volviera a cumplir su habitual rol de horadación y achique de la posición en que aspiran a hacerse fuertes gobernadores y sindicalistas? Son ellos los que seguro más festejan, y tal vez además empujan el fervor de algunos jueces por mostrarse implacables con el latrocinio kirchnerista: necesitan que hasta los restos de ese proyecto desaparezcan para no tenerlos todo el tiempo recordándoles sus no muy remotas afinidades y, peor, acusándolos de ser socios del ajuste y robándoles votos por izquierda.

Si esto es así, ¿el efecto político de los acuerdos no puede terminar siendo más complejo para el macrismo de lo que ahora parece? Puede que el Presidente se haya asegurado con esto su reelección, y también la de Vidal y Rodríguez Larreta. Pero tal vez también aseguró sin querer la reelección de muchos gobernadores peronistas sobre los que Cambiemos necesita avanzar en 2019 si quiere fortalecer su coalición legislativa y no ser de nuevo, en un segundo mandato, una gestión en minoría y dependiente de la buena voluntad de los opositores moderados. ¿En serio se puede pensar, como dijo en estos días un conocido analista, que a partir de ahora "Macri cuida a los gobernadores y los gobernadores cuidan a Macri"?

Una cosa es pasar de juegos extorsivos y especulativos de "suma cero" a juegos más colaborativos y otra querer gobernar confiando en la bondad del ser humano. Ni Macri ni sus colaboradores son tan ingenuos para adherir a una fórmula como ésta, eso es seguro. Pero puede que estén confiando demasiado en su buena estrella, en que el peronismo está desarmado y desarticulado y va a seguir así por largo tiempo, y que los costos extras que se cargue el programa fiscal sobre sus espaldas con acuerdos como los mencionados podrán descontarse fácilmente con toma de deuda, mayores plazos para la convergencia de las variables y, finalmente, algo más de inflación. Como hacen las empresas en la Argentina desde siempre, después de negociar con gremios, proveedores y demás: recalculan y descargan costos vía precios en sectores que, como los consumidores, no tienen poder de retaliación. El problema es que el país no puede confiar en hacer lo mismo que han hecho las empresas argentinas durante demasiado tiempo. Y menos ahora que se quiere empezar un tiempo distinto, que acabe con ese tipo de conductas.

Fuente: La Nación (Buenos Aires, Argentina)

Acerca del autor
Marcos Novaro
Marcos Novaro
Es licenciado en Sociología y doctor en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Actualmente es director del Programa de Historia Política del Instituto de Investigaciones Gino Germani de la UBA, del Archivo de Historia Oral de la misma universidad y del Centro de Investigaciones Políticas. Es profesor titular de la materia “Liderazgos, representación y opinión pública” y adjunto regular de la materia “Teoría Política Contemporánea”. Ha publicado numerosos artículos en revistas especializadas nacionales y extranjeras. Entre sus libros más recientes se encuentran “Historia de la Argentina 1955/2010” (Editorial Siglo XXI, 2010) e “Historia de la Argentina Contemporánea” (Editorial Edhasa, Buenos Aires, 2006).
[Ver todos los artículos del autor]