Opinión
1
Atormentado por cáncer después de la Primavera Negra
2 de abril de 2013
(CPJ) Seis meses antes de que el gobierno castrista me excarcelara y deportara a España descubrí un quiste en mi cuello. Acudí a las autoridades carcelarias y al médico de la prisión, quien después de examinar el pequeño bulto dictaminó que, probablemente se tratara de un ganglio inflamado o necrosado, pero nada de lo cual preocuparse. Sin olvidar la referida negligencia y desidia de los médicos que me examinaron en la prisión, relaciono mi cáncer y sus secuelas a los siete años y medios de inju
Alfredo Felipe Fuentes