Opinión
4
Los experimentos en el sector comercial castrista: un nuevo fracaso anunciado
16 de noviembre de 2013
El estado castrista mantiene la reserva de propiedad de los activos e inmuebles físicos puestos a disposición de la actividad comercial, y recauda no sólo las rentas de los alquileres, sino la variada gama de impuestos y tasas que recaen sobre los nuevos emprendedores, lo que supone una pesada presión fiscal que puede poner en peligro las nuevas iniciativas.
Elías Amor Bravo
Ver todos los artículos del autor
Reflexiones sobre la ZED del Mariel: de la propaganda a la realidad
26 de septiembre de 2013
La demagogia y la propaganda pueden prever en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM) un escenario de inversiones extranjeras incluyendo servicios y obras públicas, la propiedad estatal y desarrollos inmobiliarios. Pero entonces, ¿cómo se compagina ese modelo de gestión privada con las precauciones del Código Penal cubano y sus continuas alusiones al carácter delictivo del lucro, o de la acumulación? Muchos no van a comprender que a 45 kilómetros de La Habana, esas prevenciones que han
Elías Amor Bravo
Ver todos los artículos del autor
La verdadera orientación de los cambios económicos que necesita Cuba
5 de abril de 2013
El problema no es de velocidad ni de análisis o formulación de actuaciones. El verdadero problema es que no se sabe bien a donde se quiere llegar. O si se sabe, es más de lo mismo, y ahí están los últimos 55 años para saber que nada bueno cabe esperar de reparar algunas piezas de la vieja maquinaria. La reestructuración de la economía existente en la Isla pasa por un giro de 180º en las relaciones económicas y sociales de producción.
Elías Amor Bravo
Ver todos los artículos del autor
Resumen del 2012 en Cuba: Fracasos económicos y represión política
24 de diciembre de 2012
(Diario de Cuba) Nunca antes en la historia del régimen la incidencia de la economía en la política, y viceversa, había sido tan evidente. Es cierto que Raúl Castro heredó de su hermano un sistema improductivo, ineficiente y devastado por decisiones antieconómicas que han hipotecado el futuro de la economía, pero al mismo tiempo, el aparato represor de la seguridad del Estado ha continuado al servicio de la política, para atacar cualquier demanda de protesta social.
Elías Amor Bravo
Ver todos los artículos del autor