26.3.2019
El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Gabriel C. Salvia
¿Tendremos una YPF nórdica o bolivariana?
Por Gabriel C. Salvia
Twitter: @GabrielSalvia
17 de mayo de 2012
Llamó la atención que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner haya tomado como referencia a Noruega para justificar la administración estatal de YPF. Es que teniendo en cuenta el estilo de gobierno del kirchnerismo, su utilización patrimonialista de los recursos públicos, el criterio político militante que prioriza para desempeñarse en cargos técnicos de organismos estatales, la falta de rendición de cuentas y el bajo nivel de transparencia, parece entonces inverosímil la pretensión de incorporar en YPF las características ejemplares del manejo de la petrolera nórdica Statoil.
 

La reciente estatización de la mayoría accionaria de la empresa petrolera YPF plantea, como gran interrogante, si volverá o no a repetirse el mal manejo que llevó hace veinte años a la necesidad de su transformación y privatización.

¿Acaso no resulta poco creíble que un gobierno caracterizado por su paupérrima calidad institucional pueda transformar a la petrolera estatal en una empresa pública ejemplar? Al respecto, llamó la atención que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner haya tomado como referencia a Noruega para justificar la administración estatal de YPF. Es que teniendo en cuenta el estilo de gobierno del kirchnerismo, su utilización patrimonialista de los recursos públicos, el criterio político “militante” que prioriza para desempeñarse en cargos técnicos de organismos estatales, la falta de rendición de cuentas y el bajo nivel de transparencia, parece entonces inverosímil la pretensión de incorporar en YPF las características ejemplares del manejo de la petrolera pública noruega Statoil.

Un detalle no menor es que Statoil está firmemente en contra de la corrupción. En setiembre del 2011, por ejemplo, lanzó un programa de aprendizaje “online” de anticorrupción, obligatorio para todos los empleados del grupo disponible en cinco idiomas y que demora tomarlo alrededor de 90 minutos. El programa consta de una introducción del CEO, un breve repaso por la legislación estadounidense y noruega en contra de la corrupción y nueve ejercicios interactivos que tratan los siguientes casos particulares: acoso laboral, sobornos, fraude a la empresa, información interna, confidencialidad y conflictos de intereses, inversiones sociales, contacto con oficiales públicos, intermediarios y “lobby”, regalos y atenciones.

A su vez, en su Código de Conducta Statoil hace referencia explícita a lo siguiente: brindar información, reportes contables e informes correctos que cumplan con las leyes aplicables de los “securities” y los estándares de las bolsas de valores; y combatir la corrupción, incluyendo coimas y tráfico de influencias.

Statoil no apoya a ningún partido político o político individual y a sus empleados se les recomienda advertir cualquier caso de incumplimiento o preocupación ética que tengan mediante los canales normales. Inclusive, existe el “Hotline” de ética, página web disponible en varios idiomas, en la cual un empleado puede hacer una denuncia hasta de forma anónima. Todas las denuncias se investigan por una unidad del departamento de Auditoría Corporativa.

Con presencia en 37 países y contando con 21.330 empleados, Statoil no es una empresa subsidiada o apoyada económicamente en cualquier forma por el Estado. De a cuerdo a los principios del gobierno noruego de buena gestión corporativa, la composición de la junta directiva se caracterizará por la capacidad, competencia y diversidad.

En el Informe Anual y de Sostenibilidad 2011, Statoil ofrece una página interactiva con cinco preguntas a un integrante de la empresa y cuatro representantes de la sociedad civil, por ejemplo: “¿Cómo es la perspectiva de la industria de petróleo y gas en un mundo de inestabilidad financiera? ¿El “shale gas” vale el riesgo? ¿Presta Statoil suficiente atención a la prevención de riesgos laborales y medioambientales?” Considerando la política comunicacional del kirchnerismo, sería poco probable que replique una iniciativa informativa tan innovadora como la de la petrolera noruega.

Como broche de oro, cabe destacar que toda la política de exploración y explotación de Statoil, en las áreas del Mar del Norte noruego, está orientada a asegurar flujos de caja que permita al Estado del país nórdico pagar jubilaciones dignas a sus ciudadanos. Para ello tienen un fondo de inversión soberano de los más grandes del mundo adonde van las ganancias petroleras destinadas a las próximas generaciones. Sin dudas, muy diferente al despojo que hizo el kirchnerismo de los aportes privados a las AFJP y el manejo discrecional que tiene de la ANSES.

Gabriel C. Salvia es Director General del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

 

Twitter: @GabrielSalvia
Acerca del autor
Gabriel C. Salvia
Gabriel C. Salvia

Periodista y activista de derechos humanos. Desde 1992 se desempeña como director en Organizaciones de la Sociedad Civil y es miembro fundador de CADAL. Es autor de más de 200 artículos, investigaciones, informes, entrevistas a prestigiosas personalidades y productor de varios audiovisuales. Compiló los libros “La experiencia chilena: consensos para el desarrollo” (CADAL, 2005), "Diplomacia y Derechos Humanos en Cuba" (Konrad Adenauer Stiftung, México, 2011), "Diplomacy and Human Rights in Cuba" (Christian Democratic International Center, Suecia, 2012), "Un balance político a 30 años del retorno a la democracia en Argentina" (CADAL/KAS, 2013) y "Desafíos para el fortalecimiento democrático en la Argentina" (CADAL/KAS, 2014). Es autor del libro "Bailando por un espejismo: Apuntes sobre política, economía y diplomacia en los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner". Participó como expositor en varios países de América Latina, Europa y en los Estados Unidos.

Como periodista realizó colaboraciones e investigaciones en la revista El poder legislativo y su gente, participó como comentarista de temas políticos y económicos en Radio América, fue productor periodístico del informativo económico de CableVisión Noticias y realizó varias entrevistas para el suplemento El Observador del diario Perfil. Sus columnas de análisis y opinión se publican regularmente en Global Americans (Estados Unidos), Perfil (Buenos Aires) y La Nación (Buenos Aires).

Twitter: @GabrielSalvia