23.3.2019
El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Gabriel C. Salvia
Mayor firmeza hemisférica frente al autoritarismo
Por Gabriel C. Salvia
Twitter: @GabrielSalvia
5 de marzo de 2012
(Análisis Latino) El autócrata presidente ecuatoriano Rafael Correa, estuvo presionando para que la dictadura cubana sea invitada a la Cumbre de las Americas a celebrarse durante los días 14 y 15 de abril en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, ante lo cual ni el gobierno anfitrión ni el Secretario General de la OEA José Miguel Insulza se animaron a brindar una respuesta categórica y terminante. Queda en evidencia una vez más el temor político regional de posicionarse frente a una longeva y extorsionadora dictadura, cuando la respuesta al planteo del ALBA era de lo más sencilla: la normativa interna del régimen cubano viola de manera expresa lo establecido en la Carta Democrática Interamericana (CDI).
 

(Análisis Latino) Cuando durante años no se actúa con firmeza política frente a una dictadura y cuando se mira para el otro lado ante la vocación autoritaria de gobernantes que se perpetúan en el poder, la consecuencia inevitable para la región es que la cultura e institucionalidad democrática se debilite.

Al respecto, el bloque de países integrantes del ALBA, en especial el autócrata presidente ecuatoriano Rafael Correa, estuvo presionando para que la dictadura cubana sea invitada a la Cumbre de las Americas a celebrarse durante los días 14 y 15 de abril en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, ante lo cual ni el gobierno anfitrión ni el Secretario General de la OEA José Miguel Insulza se animaron a brindar una respuesta categórica y terminante. Es más, la Canciller colombiana María Holguín manifestó su complacencia en favor de la presencia de Cuba, siempre que exista acuerdo del resto de los países que integran el organismo.

Aunque sea en términos diplomáticamente amigables, el gobierno colombiano del presidente Santos podría haberle contestado a Cuba y sus socios del ALBA, algo como lo que sigue:

“Agradecemos vuestro interés en asistir a la Cumbre de las Americas a realizarse en Cartagena de Indias y sería un gran placer poder contar con la presencia de Cuba.

Infelizmente, la pertenencia a la OEA y la participación en las actividades del organismo, requiere de los países que la integran su adhesión y cumplimiento a lo establecido en la Carta Democrática Interamericana.

Por ejemplo, la Carta establece en su artículo 3 el requisito de los estados miembros de contar con un régimen plural de partidos y organizaciones políticas.

En consecuencia, la decisión soberana del gobierno de Cuba al adoptar un régimen de partido único y el respeto que nos merece vuestra política interna, lamentablemente nos impiden el poder contar con vuestra valiosa presencia”.

Sin embargo, queda en evidencia una vez más el temor político regional de posicionarse frente a una longeva y extorsionadora dictadura, cuando la respuesta al planteo del ALBA era de lo más sencilla: la normativa interna del régimen cubano viola de manera expresa lo establecido en la Carta Democrática Interamericana (CDI).

Por tal motivo, si Cuba quiere participar de las actividades de la Organización de los Estados Americanos (OEA) es su propio régimen jurídico e institucional el que debe modificarse, salvo que la dictadura de los hermanos Castro y sus socios del ALBA pretendan que la OEA elimine la CDI.

Pero más allá del caso tan evidente de la dictadura cubana, cabe preguntarse si los gobiernos de Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia, cumplen con lo siguiente: “Los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla; Son componentes fundamentales del ejercicio de la democracia la transparencia de las actividades gubernamentales, la probidad, la responsabilidad de los gobiernos en la gestión pública, el respeto por los derechos sociales y la libertad de expresión y de prensa; La subordinación constitucional de todas las instituciones del Estado a la autoridad civil legalmente constituida y el respeto al estado de derecho de todas las entidades y sectores de la sociedad son igualmente fundamentales para la democracia; Cualquier persona o grupo de personas que consideren que sus derechos humanos han sido violados pueden interponer denuncias o peticiones ante el sistema interamericano de promoción y protección de los derechos humanos conforme a los procedimientos establecidos en el mismo; Los Estados Miembros reafirman su intención de fortalecer el sistema interamericano de protección de los derechos humanos para la consolidación de la democracia en el Hemisferio”.

En realidad, si los países que lideran el bloque del ALBA actuaran con un mínimo de honestidad deberían renunciar a su pertenencia a la OEA y hacer su propio camino en el flamante CELAC. Ahora, quienes gobiernan en Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia ni siquiera tienen la honestidad de transparentar sus motivaciones políticas. Al igual que lo han hecho internamente erosionando la democracia y el estado de derecho, adoptan la misma estrategia en la OEA, intentando obstaculizar su funcionamiento y cuestionando los principios establecidos de manera tan clara para formar parte del organismo.

Gabriel C. Salvia es editor de www.analisislatino.com

 

Twitter: @GabrielSalvia
Acerca del autor
Gabriel C. Salvia
Gabriel C. Salvia

Periodista y activista de derechos humanos. Desde 1992 se desempeña como director en Organizaciones de la Sociedad Civil y es miembro fundador de CADAL. Es autor de más de 200 artículos, investigaciones, informes, entrevistas a prestigiosas personalidades y productor de varios audiovisuales. Compiló los libros “La experiencia chilena: consensos para el desarrollo” (CADAL, 2005), "Diplomacia y Derechos Humanos en Cuba" (Konrad Adenauer Stiftung, México, 2011), "Diplomacy and Human Rights in Cuba" (Christian Democratic International Center, Suecia, 2012), "Un balance político a 30 años del retorno a la democracia en Argentina" (CADAL/KAS, 2013) y "Desafíos para el fortalecimiento democrático en la Argentina" (CADAL/KAS, 2014). Es autor del libro "Bailando por un espejismo: Apuntes sobre política, economía y diplomacia en los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner". Participó como expositor en varios países de América Latina, Europa y en los Estados Unidos.

Como periodista realizó colaboraciones e investigaciones en la revista El poder legislativo y su gente, participó como comentarista de temas políticos y económicos en Radio América, fue productor periodístico del informativo económico de CableVisión Noticias y realizó varias entrevistas para el suplemento El Observador del diario Perfil. Sus columnas de análisis y opinión se publican regularmente en Global Americans (Estados Unidos), Perfil (Buenos Aires) y La Nación (Buenos Aires).

Twitter: @GabrielSalvia