23.3.2019
El portal informativo de
 
Artículos / Opinión
Gabriel C. Salvia
El premio Nobel de la Paz a Liu Xiaobo: un triunfo de todos los demócratas y una derrota de todas las dictaduras
Por Gabriel C. Salvia
Twitter: @GabrielSalvia
8 de octubre de 2010
Este Premio a Liu Xiaobo es también para todos los que denuncian la situación en China y muy especialmente para los que luchan por elecciones libres y respeto a las libertades democráticas en países que todavía son gobernados por crueles dictaduras
 

El Comité Noruego de los premios Nobel ha otorgado el Premio Nobel de la Paz al disidente chino encarcelado Liu Xiaobo, de 54 años, “por su larga y pacífica lucha por los derechos humanos fundamentales en China”. Otros ganadores del Premio Nobel de la Paz, como Barack Obama, el Dalai Lama y el ex presidente checo, Vaclav Havel, habían pedido la concesión del galardón a Liu Xiaobo.

Y como era de esperar, el Canciller de la dictadura china criticó la decisión y amenazó con romper relaciones con Noruega. Por tal motivo, se presenta una excelente oportunidad para que gobiernos, organismos y referentes sociales, que honestamente defienden los Derechos Humanos, respalden públicamente el otorgamiento del Premio Nobel de la Paz a Liu Xiaobo y la Carta 08 impulsada por él, donde pedía reformas políticas y proponía una serie de medidas para mejorar las libertades en China, como democracia legislativa, un sistema judicial independiente, libertad de religión, asociación y prensa, y el fin del régimen de partido único.

Este Premio a Liu Xiaobo es muy trascendente porque China representa el mayor desafío en el compromiso internacional con los Derechos Humanos, pues la mayoría de los países priorizan el interés económico en el intercambio comercial con el gigante asiático y silencian la escandalosa violación a las libertades fundamentales por parte del régimen de partido único de Pekín.

Y lo preocupante es que la sumisión comercial ante la dictadura china no repara en ideologías, pues en la lógica política de las relaciones internacionales de la mayoría de los gobiernos, ya sea progresistas y conservadores, estatistas y pro mercado, la “billetera mata derechos humanos”. 

Uno de los gobiernos que hipócritamente dice tener a los derechos humanos como eje de su política exterior es el de Cristina Fernández de Kirchner, quien nunca hizo ningún reclamo público por la falta de libertades en China. Inclusive, durante su última visita a China no se reunió con referentes democráticos y familiares de presos políticos, como los de Liu Xiaobo, a pesar de haber ido acompañada del Canciller Héctor Timerman, quien antes de convertirse en un intolerante burócrata, se refería a China como una dictadura (revista Debate, 23 de enero de 2004).

El gobierno de Cristina Kirchner hace un uso tan ideológico de los Derechos Humanos donde, por un lado, no reconoce al gobierno de Porfirio Lobo en Honduras, cuestionando su legitimidad democrática, y al mismo tiempo mantiene estrechas y convenientes relaciones con la dictadura fascista de mercado china. ¿Acaso para el kirchnerismo es democrático el gobierno de China? Como la respuesta es tan obvia, ¿por qué motivo su gobierno aplica distintos criterios frente a Honduras y a China? Como dice la escritora Sylvina Walger “Si algo deberán pagar en su vida los Kirchner es haber conseguido devaluar los derechos humanos a niveles impensables”.

En definitiva, este Premio a  Liu Xiaobo es también para todos los que denuncian la situación en China y muy especialmente para los que luchan por elecciones libres y respeto a las libertades democráticas en países que todavía son gobernados por crueles dictaduras, como por ejemplo, Arabia Saudita, Bielorrusia, Corea del Norte, Cuba, Chad, Eritrea, Guinea, Guinea Ecuatorial, Laos, Libia, Myanmar, Siria, Somalia, Sudan, Turkmenistán y Uzbekistán. Es que al igual que en China, en todas estas dictaduras promover pacíficamente la apertura democrática es “incitar a la subversión del poder del Estado”.

Gabriel C. Salvia es Presidente del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

 

Twitter: @GabrielSalvia
Acerca del autor
Gabriel C. Salvia
Gabriel C. Salvia

Periodista y activista de derechos humanos. Desde 1992 se desempeña como director en Organizaciones de la Sociedad Civil y es miembro fundador de CADAL. Es autor de más de 200 artículos, investigaciones, informes, entrevistas a prestigiosas personalidades y productor de varios audiovisuales. Compiló los libros “La experiencia chilena: consensos para el desarrollo” (CADAL, 2005), "Diplomacia y Derechos Humanos en Cuba" (Konrad Adenauer Stiftung, México, 2011), "Diplomacy and Human Rights in Cuba" (Christian Democratic International Center, Suecia, 2012), "Un balance político a 30 años del retorno a la democracia en Argentina" (CADAL/KAS, 2013) y "Desafíos para el fortalecimiento democrático en la Argentina" (CADAL/KAS, 2014). Es autor del libro "Bailando por un espejismo: Apuntes sobre política, economía y diplomacia en los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner". Participó como expositor en varios países de América Latina, Europa y en los Estados Unidos.

Como periodista realizó colaboraciones e investigaciones en la revista El poder legislativo y su gente, participó como comentarista de temas políticos y económicos en Radio América, fue productor periodístico del informativo económico de CableVisión Noticias y realizó varias entrevistas para el suplemento El Observador del diario Perfil. Sus columnas de análisis y opinión se publican regularmente en Global Americans (Estados Unidos), Perfil (Buenos Aires) y La Nación (Buenos Aires).

Twitter: @GabrielSalvia