21.10.2018
 
Artículos / Opinión
Hugo Machín Fajardo
Maduro huye hacia adelante
Por Hugo Machín Fajardo
Twitter: @MachinFajardo
5 de mayo de 2017
Huyó de la división de Poderes luego de perder la mayoría parlamentaria en diciembre de 2015 y desde entonces con decenas de observaciones de un Tribunal Superior de Justicia de bolsillo, obstaculizó la labor parlamentaria. Huyó de la OEA porque ya pudo seguir engañando y/o comprando voluntades. Huyó de Mercosur cuando ya fue inviable mantenerse tras haber ingresado por la ventana. Huye del propio chavismo con este autogolpe malamente disfrazado.
 

La mejor Constitución del mundo que duraría cien años, el pequeño librito azul que Hugo Chávez se cansó de agitar ante cámaras de la TV venezolana e internacional, no duró dos décadas.

El presidente Nicolás Maduro pretende sustituirla por un modelo similar al imperante en Cuba, autodenominado “Constitución socialista”, pero que en realidad es un mecanismo de control ciudadano por el que los electores son adictos al régimen. Recuérdese los resultados electorales que durante décadas en Cuba fueron del 99 % de apoyo a Fidel Castro.

La Constitución venezolana prevé que el presidente puede convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, pero es la ciudadanía la que, a través de un referéndum con voto universal y secreto, debe refrendar esa convocatoria. Etapa eludida por Maduro.

La noche del 1º de mayo en que se conoció el anuncio de convocar a una mal llamada Asamblea Constituyente, la ciudadanía expresó su descontento mediante un caceroleo que se continuó en la mañana del martes con plantones en diferentes vías del país y sucesivas marchas de respuesta que se mantienen en el presente y cuya represión elevan a 35 las muertes; aproximadamente unos 500 heridos y más de mil detenidos, ocurridas desde el inicio de las movilizaciones opositoras al Gobierno.

El aparato oficialista recibió el anuncio de Maduro con expresiones de apoyo y los grupos paramilitares chavistas hicieron de las suyas con saqueos a decenas de comercios y ataques a unidades residenciales de Caracas. La represión del miércoles 3 fue especialmente brutal, con decenas de jóvenes heridos de bala y la muerte del menor de edad, 17 años, Armando Cañizales.

El rechazo desde el ámbito jurídico, académico y partidario generado por la aspiración de Maduro tuvo un punto en alto en la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, quien entrevistada por el Wall Street Journal, declaró oponerse a la modificación constitucional propuesta y criticó el uso que hace el Gobierno de tribunales militares para eludir la jurisdicción civil del país. “No podemos exigir comportamiento pacífico y legal de los ciudadanos si el Estado toma decisiones que no van acorde con la ley”, dijo Ortega Díaz el miércoles 3.

Rene Molina, miembro del Bloque Constitucional de Venezuela, institución que agrupa a unos 40 juristas, ex magistrados, ex jueces, ex fiscales, ex profesores, y una veintena a de presidentes de Colegios de Abogados, destacó la inconstitucionalidad en la que incursionó Maduro con sus decisiones. “Maduro realiza una convocatoria sectorial en los sectores afiliados al chavismo en estamento obrero y campesino y marginando a los partidos políticos y a toda otra forma de representación” ciudadana, convocatoria que debería ser realizada únicamente a través del voto universal para que fuera una autentica Asamblea Nacional Constituyente.

Molina, en entrevista con la emisora La W de Bogotá, agregó que “también pretender apartarse de la OEA es una nueva violación de la Constitución que establece que los tratados de derechos humanos conforman la cabeza central de todo el sistema a jurídico venezolano”.

Maduro huye hacia adelante en una fuga sin solución de continuidad. Huyó de la división de Poderes luego de perder la mayoría parlamentaria en diciembre de 2015 y desde entonces con decenas de observaciones de un Tribunal Superior de Justicia de bolsillo, obstaculizó la labor parlamentaria. Huyó de la OEA porque ya pudo seguir engañando y/o comprando voluntades. Huyó de Mercosur cuando ya fue inviable mantenerse tras haber ingresado por la ventana. Huye del propio chavismo con este autogolpe malamente disfrazado. Y al presentar su proyecto el miércoles 3, huyó de sí mismo, pues si el lunes 1° habló de votos sectoriales y 250 miembros chavistas designados por él de los 500 supuestos convencionales, 48 horas después dijo que la Asamblea Constituyente sería electa mediante “voto universal”. Una pretensión de hacer pasar gato por liebre ante la comunidad internacional y confundir más aun a la sociedad venezolana inmersa en una confrontación peligrosa.

Quizás deberá huir también de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), a juzgar por el poco entusiasmo de los cancilleres latinoamericanos en trasladar a ese grupo de países el análisis de la crisis venezolana. El encuentro del martes 2 en El Salvador -país que en la última votación de la OEA pasó de apoyar a Maduro a abstenerse- de los 33 países que conforman la Celac, siete no enviaron delegados a esta cita: Bahamas, Barbados, Brasil, México, Paraguay, Perú y Trinidad y Tobago, por lo que al tener la Celac como norma el consenso, no hubo resolución al no estar presente la totalidad de países.

Almagro y “Pepe” Mujica

En la noche del miércoles 3 circuló la versión de que el preso político emblemático de Venezuela, el ex gobernador Leopoldo López sufrió un grave deterioro de salud. El Gobierno utilizó el mecanismo de la prueba de vida para desmentir el rumor y ofreció un video en el que López aseguraba estar bien de salud. La “prueba de vida” como la denominó el capitán ® el socialista Diosdado Cabello, es un recurso propio de secuestradores para obtener rescates y no se compadece con el funcionamiento de un Estado.

El jueves 4, el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, reclamó poder visitar a López, uno de los 167 presos políticos del régimen, en su prisión militar de Ramo Verde. Su actitud se encuadra en el paulatino apoyo al reclamo de libertades en Venezuela que distintos países y con diferente énfasis van expresando en Latinoamérica, salvo la opinión del ex presidente de Uruguay José “Pepe” Mujica: “Lo que está haciendo Almagro desde la OEA es un peligro, no sólo para Venezuela, sino para todo el continente”, declaró hace cuatro días a un medio uruguayo, y agregó sentirse “espantado” por la actitud de la oposición venezolana que, en su opinión, estaría ambientado una intervención estadounidense en el país caribeño.

Es cierto que la preocupación no es solamente venezolana sino regional, pero desde otro ángulo que el anunciado por el ex presidente uruguayo: “Venezuela tiene importancia jurídica internacional porque materializa todos los modelos de populismos, sostiene Molina, quien informó que en el origen de esta constituyente [impulsada por Maduro] está una propuesta realizada por los abogados del partido Podemos de España. Desde los vecinos de Venezuela, Colombia y Brasil, se observa con preocupación la decisión de Maduro de entregar 500 mil fusiles a sus milicias y la pregunta es ¿a quiénes terminarán matando esos fusiles cuando ingresen al mercado ilegal de armas?

El partido Podemos, al igual que los partidos de la izquierda latinoamericana, también ha sido sensible a los petrodólares y así lo documentan investigaciones españolas. En abril de 2016 el periódico ABC de Madrid, documentó que Chávez pagó 7 millones de euros para «crear en España fuerzas políticas bolivarianas». Podemos realizó centenares de informes en los alrededor de diez años en los que asesoró a los gobiernos de Chávez y Maduro, a razón de hasta 7.000 euros mensuales por cada asesor desplazado.

El sábado 6 de mayo marcharán solamente las mujeres venezolanas en reclamo de libertades y elecciones nacionales. "No necesitamos hombres para salir a la calle. ¡Basta!, No disparen más", exigió Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López al convocar a la manifestación.

Twitter: @MachinFajardo
Acerca del autor
Hugo Machín Fajardo
Hugo Machín Fajardo
Periodista desde 1969, una forzada interrupción entre 1973 -1985, no le impidió ejercer el periodismo clandestino. Secuestrado en 1981 por la dictadura uruguaya, permaneció desaparecido y torturado hasta 1982, en que fue recluido en el Penal de Libertad hasta 1985. Ex -docente de periodismo en Universidad ORT, de Montevideo. Ex vicepresidente de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU). Jurado del Premio Periodismo para la Tolerancia, 2004, de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) /Unión Europea. Coordinó "Periodismo e Infancia-2005". Integró diversas redacciones periodísticas de medios y agencias de noticias en Montevideo, Uruguay. Actualmente se desempeña como free -lance.
Twitter: @MachinFajardo
[Ver todos los artículos del autor]