21.10.2018
 
Artículos / Opinión
Hugo Machín Fajardo
Periodistas uruguayos y Venezuela
Por Hugo Machín Fajardo
Twitter: @MachinFajardo
13 de diciembre de 2014
Por una razón de ética y reciprocidad para con quienes en años duros de nuestro país fueron solidarios con los periodistas uruguayos considero impostergable un pronunciamiento del colectivo de periodistas de Uruguay sobre las difíciles condiciones en que desempeñan su oficio los colegas venezolanos.
 

Para el 20 de diciembre el Consejo Directivo de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), ha convocado un congreso de afiliados. En el orden del día no figura el tema internacional, pero entiendo pertinente que esa instancia tan importante para el gremio periodístico uruguayo –cuyo primer congreso realizado en San José hace 105 años, tributó un homenaje a José E. Rodó- y su sindicato, nacido en 1944, se ha formado en la solidaridad para con sus sindicatos hermanos, sea propicia para emitir una declaración relativa a la situación de los periodistas en Venezuela.

En marzo, en dos oportunidades, envié a la Secretaría General de la APU un correo con un proyecto de declaración respecto a este tema. No hubo respuesta.

Por una razón de ética y reciprocidad para con quienes en años duros de nuestro país fueron solidarios con los periodistas uruguayos considero impostergable un pronunciamiento del colectivo de periodistas de Uruguay sobre las difíciles condiciones en que desempeñan su oficio los colegas venezolanos.

La Federación internacional de Periodistas (FIP), exige el fin inmediato de los actos de intimidación, maltrato y violencia de las que son víctimas los trabajadores de los medios en Venezuela (07.07.14); la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC) -entidad a la que también pertenece la Asociación de la Prensa Uruguaya- así como otros referentes para la visión internacional del gremio de periodistas uruguayos como Reporteros Sin Fronteras (Ataques a periodistas, 15. 04. 14); Amnistía Internacional (Abril, 2014); la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); el Instituto Internacional de Prensa (IIP) (01.04.06); instituciones y personalidades como Noam Chomsky, Rubén Blades, Jorge Drexler, Jorge Lanata, entre otras, en diferentes momentos han expresado su rechazo a las restricciones al derecho a la información y a la libertad de prensa impuestas por el gobierno de Venezuela.

Censura en Venezuela

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), en enero de 2011 acusó al gobierno de Venezuela de implantar una "agenda ideológica" con el fin de alcanzar un "Estado totalitario" y rechazó la Ley Habilitante que le permite al Presidente de la República legislar por decreto.

"Las informaciones recibidas sobre la detención arbitraria de varios periodistas mientras cubrían las protestas son muy preocupantes," se expresó en marzo en un comunicado conjunto firmado por expertos de ONU, todos relatores especiales sobre promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión, Frank La Rue; sobre el derecho a la libertad de reunión y asociación pacíficas, Maina Kiai; sobre la tortura, Juan Méndez; sobre la situación de los defensores de los Derechos Humanos, Margaret Sekaggya; y el presidente-relator del grupo de trabajo sobre la detención arbitraria, Mads Andenas.

En mayo de 2013, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), entre otras agresiones a medios y periodistas, denunció un atentado con explosivo perpetrado contra la sede del diario Panorama. http://www.elcomercio.com/mundo/SIP-Nicolas_Maduro-Venezuela-AIR-libertadprensa_0_928107315.html.

Hasta el presente, la APU no se ha pronunciado al respecto, pese a que esas medidas del gobierno venezolano han afectado y afectan directamente la integridad y la fuente de trabajo de centenares de colegas y el derecho a la información de la ciudadanía en aquel país.

La solidaridad, como cualquier valor o derecho humano, si no se ejercita, se atrofia y la indiferencia ante la ausencia de libertades es una forma de complicidad.

Los periodistas uruguayos que sufrimos los años de la dictadura permaneciendo en el país (1973 - 1985), bien conocimos y siempre agradeceremos el valor y el aliento que nos significó la denuncia y el apoyo de gremios y sindicatos de distintos países. Muchos uruguayos seguramente debemos la vida a las campañas de denuncias realizadas entonces, cuando el destino de miles de presos políticos uruguayos estuvo en manos de torturadores y liberticidas.

Al realizarse un congreso de periodistas en el país, entiendo pertinente que la APU se exprese ante la situación que viven colegas y medios de prensa en Venezuela sin subordinar su análisis de datos, hechos y contexto, a eventuales afinidades ideológicas; y sin considerar alianzas políticas que puedan existir -tanto de Uruguay como de Venezuela- sino encarando estrictamente lo que concierne al estado de la libertad de prensa y derecho a la información en aquel país.

Los datos sobre la realidad de la prensa venezolana pueden recabarse de los colegas venezolanos agrupados en su sindicato, como aspiraría la APU en caso de que sindicatos hermanos quisieran conocer la realidad del periodismo uruguayo.

Tres gremios de la prensa de Venezuela en su momento declararon al país "zona de desastre" para la libertad de expresión y para el ejercicio libre del periodismo y denunciaron lo que llamaron "persecución gubernamental" contra comunicadores. El Colegio Nacional de Periodistas, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa y el Círculo de Reporteros Gráficos, emitieron un comunicado en el que se indica que "no es tiempo de cobardes", sino "de ejercer nuestra ciudadanía con integridad y dignidad". http://informe21.com/sindicato-nacional-trabajadores-prensa

El actual secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Prensa (SNTP), Marco Ruiz, en octubre informó ante la CIDH sobre sobre la ausencia de garantías para el trabajo de los periodistas, la censura y la autocensura, y la judicialización de la libre expresión en Venezuela. http://www.sntp.com.ve/noticia.php?id=743

A quienes en dictadura y en democracia hemos defendido los legítimos intereses de los trabajadores de prensa en Uruguay -y para ello contamos con la solidaridad internacional- nos obliga la reciprocidad. Si es necesario el debate, que así sea, pero lo peor que podemos legar a quienes hoy se incorporan al oficio, es la indiferencia, que conlleva el riesgo de la complicidad con la ausencia de libertades.

Hugo Machín. Periodista. Ex Vicepresidente de la APU. Ex docente de Universidad ORT, de Montevideo. Jurado Premio Periodismo par a la Tolerancia (FIP).

Twitter: @MachinFajardo
Acerca del autor
Hugo Machín Fajardo
Hugo Machín Fajardo
Periodista desde 1969, una forzada interrupción entre 1973 -1985, no le impidió ejercer el periodismo clandestino. Secuestrado en 1981 por la dictadura uruguaya, permaneció desaparecido y torturado hasta 1982, en que fue recluido en el Penal de Libertad hasta 1985. Ex -docente de periodismo en Universidad ORT, de Montevideo. Ex vicepresidente de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU). Jurado del Premio Periodismo para la Tolerancia, 2004, de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) /Unión Europea. Coordinó "Periodismo e Infancia-2005". Integró diversas redacciones periodísticas de medios y agencias de noticias en Montevideo, Uruguay. Actualmente se desempeña como free -lance.
Twitter: @MachinFajardo
[Ver todos los artículos del autor]