El portal informativo de
 
Artículos / Derechos Humanos
Dolores Barón

Venezuela: la música en peligro

Karen Palacios fue privada de su libertad por expresar vía redes que no formaba más parte de la Orquesta Filarmónica Nacional de Venezuela por mostrar descontento con el actual gobernante Nicolás Maduro. Fue detenida en su casa y estuvo 29 días sin poder ver a nadie. La música recibió torturas psicológicas de distintos tipos, según su madre.

Por Dolores Barón
Twitter: @lolaa_baron
6 de agosto de 2019
 
Karen Palacios - Clarinetista venezolana

Recientemente salió a la luz el caso de Karen Palacios, una clarinetista de 25 años que fue despedida de la Orquesta Filarmónica Nacional de Venezuela, y a través de la cuenta de Twitter del Foro Penal, y las declaraciones detalladas de su madre, Yudith Peréz, se pudo esclarecer la realidad y vivencia de su proceso como “presa política”.

Palacios proviene de Los Teques, ciudad de Miranda, y realizó sus estudios musicales en Caracas desde los 11 años en el Sistema Nacional de Orquestas. Luego llegó a estar en la Orquesta Filarmónica Nacional, hasta que no estuvo más.

Desde el 1º de junio, Karen Palacios fue privada de su libertad por expresar vía redes que no formaba más parte de la Orquesta Nacional por mostrar descontento con el actual gobernante Nicolás Maduro. Fue detenida en su casa y le dijeron que se atendería en Miraflores, según Héctor Medina, abogado del Foro Penal. Fue junto con su madre hasta la sede de Boleita de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM). Luego fueron separadas. En tribunales, la presentaron por el delito de “instigación al odio”.

Durante su estadía estuvo 29 días sin poder ver a nadie. La música recibió torturas psicológicas de distintos tipos, según su madre. No solo estaba aislada en un sótano donde solo la sacaron dos veces, sino que todos los días le decían que la iban a matar. Además, sufría asma y depresión y a su madre no le permitieron llevarle sus medicamentos, y solo le autorizaban darle agua.

Héctor Medina, abogado parte de Foro Penal, explicó: “La defendió originalmente un defensor público, eso pasa actualmente en Venezuela, les exigen que acepten la defensa pública sino serán privados de libertad”. Además, expresó preocupación por la DGCIM, ya que se está haciendo costumbre que este organismo no respete las normas judiciales.

Luego, el 8 de julio fue trasladada al Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), teniendo aún un pedido de excarcelación desde el 18 de junio. El 13 de julio fue presentada a Tribunales y se le dictó libertad con régimen de presentación cada 30 días. Finalmente, hoy se encuentra en libertad con su familia, después de los reclamos mediante redes sociales y luego de que la madre de Karen Palacios denunciara el caso ante la oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Pero no cabe, en el siglo XXI, que exista realmente la prisión por opinar distinto al gobierno y expresarlo mediante las redes sociales. Tampoco cabe que se utilicen métodos de tortura y que una persona sea eliminada de la Orquesta Filarmónica Nacional de Venezuela por sus opiniones políticas. Según el artículo 19 de  la Declaración Universal de Derechos Humanos, todo individuo tiene la libertad de opinión y expresión, lo que incluye que no se podría ser molestado por sus opiniones. Foro Penal es una ONG que se dedica a llevar la cuenta de presos políticos en el país e incluso impulsa y trabaja en su liberación. 

 
Acerca del autor
Dolores Barón
Dolores Barón
Ex-Pasante de CADAL y estudiante de periodismo en la Universidad Del Salvador (USAL)
Twitter: @lolaa_baron