El portal informativo de
 
Artículos / Cultura
Kim Radestock

Stasi: La policía secreta de la ex RDA

El libro «State-Security – A Reader on the GDR Secret Police» (La seguridad del Estado – Una lectura sobre la policía secreta de la RDA), que incluye un total de 20 capítulos, fue coordinado por la Profesora Dra. Daniela Münkel en Berlín en 2015. Münkel es directora de proyectos en el departamento de investigación de la Stasi Records Agencia de Berlín, donde también editó otros trabajos sobre el mismo tema.

Por Kim Radestock
13 de agosto de 2019
 
State-Security – A Reader on the GDR Secret Police

El título original del libro es “Staatssicherheit – Ein Lesebuch zur DDR-Geheimpolizei” y fue traducido al Inglés por Miriamne Fields. Está disponible a tráves de la editorial del Comisario Federal de los documentos de la Stasi de la antigua RDA (República Democrática Alemana). El texto trata del órgano de inteligencia MfS (Ministerio para la Seguridad del Estado – la Stasi) y proporciona un vistazo al trabajo y su influencia en la RDA entre 1950 y 1989.

El libro contiene un total de 20 capítulos. Al principio explican la relación entre los actores claves en la RDA: el SED (Partido Socialista Unificado de Alemania) y el MfS. Este último cumplía con las normas del partido con su propia lógica y método. Trabajaban juntos bajo el mando de la Unión Soviética y para defender el comunismo, pero en general el MfS funcionó independientemente. Además presentan en el libro las vidas, sus posiciones políticas, similitudes y diferencias de los tres ministros que dirigieron el MfS: Wilhelm Zaisser, Ernst Wollweber y, el más importante, Erich Mielke. Después explican la estructura del MfS, cuántos empleados tenían y la diferencia entre empleadores oficiales y no oficiales y otras categorías, así como los edificios, prisiones y las oficinas de la sede. En el capítulo 6 incluyen la antigua Unión Soviética y la cooperación multilateral del MfS con otros servicios secretos socialistas en otros países de Europa y también en Occidente.

El libro también muestra cómo afectó la Stasi a las personas en su vida cotidiana. Había personas en la oposición que siempre enfrentaban limitaciones, otras que apoyaban al MfS y que lo veían como guardianes del santo grial sosteniendo el ideal comunista y a su vez otras personas que afirman no haber notado la presencia de la Stasi. En la siguiente parte del libro se enfocan en la oposición en el país. Exponen en qué manera actuaban los activistas y la reacción correspondiente del SED y MfS, que incluyó condenas de prisión hasta pena de muerte. Por este maltrato de la población, en la página 82 constatan: “Incluso los comunistas comprometidos y los autoproclamados marxistas entraron en conflicto con el estado del SED.” El capítulo 9 trata del rol del deporte en la RDA. Para Erich Mielke, director del MfS, el fútbol fue un instrumento importante para la lucha de las ideologías, sobre todo el equipo BFC Dynamo. Después de esto se puede aprender sobre los reportes secretos que produjo el MfS. En esos analizaron la situación actual, opiniones de la población e incidentes especiales en la RDA. Empezaron con los documentos después de los eventos del año 1953, para evitar una manifestación tan grande y sin control y para suministrar permanentemente con información al SED.

Unos de los métodos de vigilancia usados por la Stasi están explicados en el capítulo 11 del libro: La inspección postal y el control de llamadas nacionales e internacionales, sobre todo con occidente. El libro también describe cómo trabajaban en contra de su propia constitución y cómo funcionaban los tres departamentos del MfS. El siguiente capítulo se enfoca en el sistema judicial que permitió que la Stasi podía eliminar sistemáticamente a sus enemigos. El autor concluyó que se puede usar el término “justicia de la Stasi” describiendo el sector judicial.

En capítulo 13 es sobre las prisiones en la antigua RDA. Más concretamente sobre los motines en cárceles en los cincuenta, ejemplos de personas que escaparon, los condiciones “inhumanas” y los espías que trabajaban para la Stasi. Luego el autor escribió sobre la incapacidad de la RDA de mantener a los ciudadanos en el país, pues muchos querían huir a Alemania Occidental. Por este problema desarrollaron un sistema de seguridad fronteriza, que incluyó, entre otros, restricciones de viaje y controles fronterizos.

A continuación sigue un capítulo sobre el espionaje del MfS en Occidente. Espiaban en diferentes áreas, pero sobre todo en economía, ámbito político, militar, organizaciones internacionales y servicio secreto. Además realizaron tres operaciones bien planificadas contra los disidentes en las cuales pudieron arrestar muchas personas, hasta imponer la pena de muerte.

También explican en las páginas siguientes algunos asuntos económicos de la RDA como la generación de divisas fuertes, la división “coordinación comercial” y la política comercial externa. En el capítulo 17 se puede descubrir que la RFA pagó a la RDA para ayudar a las víctimas de la persecución política. Los liberaron, por ejemplo, de la prisión o expusieron permisos de residencia para que puedan emigrar al oeste. Con esa transacción se enriqueció la RDA y usó el dinero para luchar contra la oposición dentro del país. Hasta 1972 todo era secreto, pero después empezó a llegar a la gente e incluso a los partidos comunistas y en Europa occidental condenaron el SED por la trata de humanos.

Los últimos tres capítulos se dedican al final del MfS, SED y la RDA. Cuando empezaron los disturbios políticos en Europa del Este, intentaron calmar a las personas con un cambio en la política con Egon Kreuz como nuevo presidente, y también con un cambio en el MfS pero no funcionó. Sin embargo, la caída del Muro de Berlín fue sorprendente para ellos como para toda Alemania. La Stasi tenía que lidiar con la nueva situación y disminuir el daño producido por ellos, por ejemplo quemaron o escondieron documentos y cortaron el contacto con los empleados no oficiales. En consecuencia, activistas de los derechos civiles ocuparon las sedes de la Stasi para asegurarse que los documentos sean de libre acceso para todas las personas. Después de la caída del Muro se usaron estos documentos para enjuiciamientos por fraude electoral, corrupción, abuso de poder, espionaje, lesión corporal y asesinato, entre otros. Solo el 43% de los acusados fueron condenados, lo cual fue un resultado decepcionante; pero por otro lado, la evidencia sirvió para la compensación y rehabilitación de las víctimas de la Stasi.

El anexo contiene una lista de abreviaturas, un organigrama del MfS y la lista de los autores, entre otros. Los autores son expertos en este tema, la mayoría trabaja como investigador en la autoridad del comisario federal de los documentos de la Stasi de la antigua RDA (BStU), algunos son editores e historiadores independientes. Casi todos formaron parte de la oposición en la RDA.

Con sus nueve páginas en promedio, los capítulos tienen una extensión adecuada para echar un vistazo a diversos temas. El libro es adecuado para personas que ya tienen cierto conocimiento sobre la historia de Alemania de esa época y pretenden ampliarlo. Está escrito de una manera académica y usando un lenguaje elevado, pero sin embargo es de fácil comprensión.

Para hacerlo más gráfico, los autores usaron fotos, documentos originales, letras escritas a mano, entre otros. Además añadieron acontecimientos claves, por ejemplo la gran manifestación de junio de 1953 (p. 39) o la expatriación del famoso cantante Wolf Biermann (p. 151).

Adicionalmente a la teoría, se destacan los cuentos sobre individuos, como por ejemplo de una cantante que le prohibieron cantar y la arrestaron. Después de su liberación seguía cantando secretamente y escribió entre otras una canción sobre su experiencia en la prisión (p. 56).

Si los autores vivieron en esta época obviamente tienen por un lado su conocimiento académico y por otro lado la experiencia. Sin embargo, trataron de escribir de una manera objetiva para los lectores. En la página 76 dice: “Una verdad general autorizada sobre la vida cotidiana en la RDA no existe porque la vida cotidiana se basa en la experiencia individual.”

Por último, el libro es recomendable para cualquier persona con interés en la historia de Alemania. Es un libro bien estructurado e investigado, con una buena combinación teórica y ejemplos de casos concretos. 

 
Acerca del autor
Kim Radestock
Kim Radestock
Pasante internacional