24.6.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcasts | Publicidad | Videos
  Artículos
Nicaragua inquieta a la región con la compra de armas rusas
Por Macarena Castro
Twitter: @macarenacdl
2 de junio de 2017
Macarena Castro
Las exportaciones de armamento ruso al país centroamericano han escalado en los últimos tres años. La relación entre ambos países recuerda a la Guerra Fría. Estados Unidos, en alerta ante posibles prácticas de “espionaje ruso”.
 
 

El acercamiento entre Moscú y Managua preocupa a otros países en la región y en particular a Estados Unidos. El Kremlin ha intensificado desde 2007 sus vínculos con el gobierno de Daniel Ortega en materia armamentística. Hoy Nicaragua es el único país centroamericano que importa armas rusas y el único en toda América latina que ha visto un incremento en las importaciones de armas provenientes de Rusia en los últimos tres años.

Rusia planea enviar al país 50 tanques de guerra T-72B1, 20 de los cuales fueron entregados en abril del año pasado. El Ejército de Nicaragua exhibió siete de estos tanques por las calles de Managua el día en que se conmemoraba el 37º aniversario de las Fuerzas Armadas.

Otros encargos armamentísticos a la potencia incluyen dos barcos misileros 1241.8, cuatro lanchas patrulleras Mirazh 14310 con ametralladoras, aviones de combate y entrenamiento Yak-130. Asimismo, ya fueron suministrados 12 sistemas de defensa antiaérea ZU-23-2, además de dos helicópteros Mi-17V-5 y vehículos blindados GAZ-2330 Tigr.

El Banco Central de Nicaragua señaló en un informe que recibió un total de US$151,2 millones en donaciones rusas desde el año 2007. Este monto fue destinado a áreas como la salud, el transporte, la educación y la energía, aunque el sector que más se vio beneficiado fue el militar.

Para expertos y analistas en materia de seguridad, es extraño que el país invierta en armamento ruso cuando cuenta con sistemas de salud y educación deficitarios. Por otro lado, el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, cuestionó la importación de armas rusas y calificó como “carrera armamentística” las acciones de Nicaragua.

En la región, inquieta que Nicaragua se esté armando cuando no hay ningún escenario bélico o posibilidad de conflicto en el presente. En declaraciones a la CNN a fines de abril, Carlos Tünnermann, político y diplomático, miembro del Movimiento por Nicaragua, advirtió que los países vecinos podrían ver esto “como una potencial amenaza” y agregó que puede “desatar una carrera armamentística”.

Por otro lado, a Estados Unidos le preocupa la instalación de satélites rusos GLONASS (el equivalente ruso del GPS) en el país. El gobierno nicaragüense sostiene que la estación de satélites al sur de la capital servirá para monitorear amenazas tales como el narcotráfico y los desastres naturales. En diálogo con NPR a mediados de noviembre, el analista de seguridad Roberto Canjina señaló que “Rusia no tiene ninguna información de inteligencia antinarcóticos” en Nicaragua, o no de la forma que tienen los estadounidenses.

Oficiales de Estados Unidos creen que estas instalaciones podrían tener otros usos, como el espionaje cibernético. Para analistas en seguridad, el accionar ruso en Nicaragua puede ser la respuesta de Moscú a la presencia militar estadounidense en Europa del Este.

El Departamento de Estado nombró a un funcionario que anteriormente se encontraba a cargo de asuntos relacionados con Rusia como director de la mesa a cargo de Nicaragua. Además, fueron enviados diplomáticos estadounidenses con conocimientos del idioma ruso y experiencia en el país, según consigna el diario The Washington Post.

El vínculo entre Rusia y Nicaragua, que tensiona la relación del país centroamericano con Estados Unidos, se remonta a la Guerra Fría. Luego del derrocamiento del dictador pro norteamericano Anastasio Somoza en 1979, la Unión Soviética y Cuba contribuyeron al financiamiento del resultante gobierno de Daniel Ortega y el Frente Sandinista para la Liberación Nacional, mientras que la CIA apoyó a los insurgentes, los Contras.

Con la elección de Ortega en 2006, Rusia volvió a ver en Nicaragua un aliado en la región y comenzó a cooperar en materia económica con el país. Roberto Orozco, director ejecutivo del think tank nicaragüense Centro para la Investigación y el Análisis Estratégico, consultado por NPR a fines del año pasado, señaló que Ortega y su homólogo ruso, Vladimir Putin, comparten posturas ideológicas. Para Orozco, la ayuda económica rusa era “una fachada” y lo que Moscú busca es “una presencia militar activa” en la región.

Según datos del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), de 2014 a la fecha, Rusia exportó a Nicaragua armamento por un total de 114 millones de dólares. Sin embargo, no es el país de América Latina que más armas rusas compró en este período. Perú lidera la lista con US$162 millones, y la cifra sube a 211 millones si consideramos las transacciones realizadas desde 2011.

De todos modos, la cantidad de armamento que Lima compra a Moscú ha descendido de US$88 millones en 2015 a 20 millones en 2016. En contraste, Nicaragua había importado armas por valores de 13 millones de dólares en 2014, y alcanzó el año pasado los US$86 millones.

Otro país de la región que compra regularmente armamento a Rusia es Brasil, con 98 millones de dólares entre 2011 y 2016, de los cuales US$46 millones pertenecen al período 2014-2016. Aún así, los números han decrecido en los últimos años: de 35 millones en 2014 a 5 millones de dólares en 2016.

El caso de Venezuela es particular. El país caribeño encabezaba las importaciones de armamento ruso en 2014, año en el que se produjo un descenso abrupto de la compra de armas a Moscú, con US$79 millones. El pico había sido en 2013, con importaciones por 1041 millones de dólares. SIPRI no registra exportaciones de armas rusas a Venezuela de 2015 a la fecha.

Es evidente, si se observan estas cifras, que hoy Rusia encuentra en Nicaragua a su mayor aliado en América Latina. La caída en las exportaciones a Caracas pueden deberse a la crisis que el país enfrenta en la actualidad. Resta ver si los vínculos en materia armamentística entre Moscú y Managua seguirán en aumento y cómo puede esto impactar en la relación con Washington.

Twitter: @macarenacdl
Acerca del autor
Macarena Castro
Macarena Castro
Macarena Castro es estudiante de periodismo en la Universidad del Salvador (USAL) y pasante de CADAL como colaboradora en el portal Análisis Latino.
Twitter: @macarenacdl
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
¿Qué dejó el lanzamiento de Cristina Kirchner?
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Gobierno de la Pcia de Buenos Aires
Banco Ciudad
Municipalidad de Vicente López
UART
Fibercorp
Fibercorp
E N L A C E S