24.9.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcast | Publicidad | Videos
  Artículos
El inmovilismo en congreso
Por René Gómez Manzano
21 de abril de 2016
René Gómez Manzano
(Cubanet) Durante semanas, el órgano oficial del régimen cubano, Granma, se dedicó a destacar, en su primera plana, declaraciones y pronunciamientos diversos del fundador de la dinastía, las cuales tienen decenios de antigüedad. Baste, como botón de muestra, el titular del 29 de marzo: “El papel esencial del Partido como vanguardia de la Revolución”. Se refiere a un discurso del “Comandante en Jefe” de octubre de 1964.
 
 

(Cubanet) El Informe Central del general-presidente-primer secretario Raúl Castro al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), así como las restantes informaciones que han ido conociéndose sobre el desarrollo de esa reunión, han ratificado la línea inmovilista que hacían prefigurar las numerosas entregas del periódico Granma que antecedieron a su inicio.

Durante semanas, el referido órgano oficial del régimen cubano se dedicó a destacar, en su primera plana, declaraciones y pronunciamientos diversos del fundador de la dinastía, las cuales tienen decenios de antigüedad. Baste, como botón de muestra, el titular del 29 de marzo: “El papel esencial del Partido como vanguardia de la Revolución”. Se refiere a un discurso del “Comandante en Jefe” de octubre de 1964.

La alocución leída ahora por el menor de ambos hermanos encaja a la perfección dentro de ese guión de continuismo a ultranza. Nada ha hecho que la envejecida “dirigencia histórica” cambie su línea. Ni siquiera la impresionante reducción en el número de militantes del partido único: de “cerca de 800 mil” en tiempos del anterior (VI) Congreso a sólo “más de 670 mil”, según acaba de expresar el propio General de Ejército.

Este dato es importante y elocuente. La pertenencia al partido gobernante implica posibilidades, ventajas y prebendas de todo tipo para quien la disfruta. En ese contexto, la disminución de esa membresía en un quince por ciento, en sólo un lustro decursado entre ambos congresos, debería provocar una fundada preocupación en el seno de su dirigencia.

No ha sido así, sin embargo. El orador, tras brindar la cifra, se limitó a argumentar con indiferencia que ello “está influenciado por la negativa dinámica demográfica que afrontamos, el efecto de una política restrictiva de crecimiento desde el año 2004 y las insuficiencias propias en el trabajo de captación, retención y motivación del potencial de militantes”.

¡Colorido eufemismo el de esta última frase! Bonita forma de referirse a la renuencia a incorporarse a sus filas, o a mantenerse en ellas, de quienes se supone que sean los partidarios más fervientes del régimen. ¿No habrá influido en esa repulsa el hecho de que ni siquiera todos los militantes pudieron elegir libremente a quienes los representan en su congreso? Ese es un privilegio que sólo correspondió a los secretarios de núcleos, quienes, para colmo, tuvieron que votar a mano alzada…

Y es a ese movimiento político apagado y disminuido al que su actual Primer Secretario, en uno de los pasajes más importantes de su Informe Central, propone mantener como único partido, a lo cual agrega la frase: “y a mucha honra”. Es de esa forma que el dirigente desafía las demandas que “desde casi todas partes del planeta” (según confesión propia) se dirigen al régimen para que abandone esa política de unipartidismo a ultranza.

El inmovilismo del orador llegó al extremo de plantear, en un pasaje improvisado de su alocución que no aparece reflejado en la versión escrita del Granma, que el artículo correspondiente de la Constitución mantuviese incluso el mismo número 5 que ahora tiene.

Esa peculiar respuesta se antoja aún más contraproducente si tenemos en cuenta que la alternativa del castrismo no era modificar el precepto para sustituirlo –digamos– por las palabras de la carta magna democrática de 1940: “Es libre la formación de partidos y organizaciones políticas”.

Por ahora, habría bastado con no aludir a esa cuestión y, llegado el momento de reformar la Constitución, hubiera resultado suficiente la derogación de ese precepto. Esto no habría implicado el cese automático del unipartidismo actual, pero hubiera representado una pequeña mueca, un guiñito dirigido a aquellos que, en el extranjero, ansían que el régimen haga algún cambio, siquiera diminuto, que justifique sus nuevas políticas conciliadoras hacia el castrismo.

Con este portazo en la cara que han recibido, habrá que ver cómo reaccionarán. ¿Se declararán frustrados? Parece poco probable. Corresponde al pueblo cubano (incluyendo a los militantes descontentos del único partido legal) realizar los cambios que el país necesita. Sin confiar en dudosos apoyos extranjeros.

Fuente: Cubanet (Coral Gables, Estados Unidos)

Acerca del autor
René Gómez Manzano
René Gómez Manzano

René de Jesús Gómez Manzano nació en la ciudad de La Habana en diciembre de 1943. En 1961 obtuvo una beca para estudiar en la Universidad de la Amistad de los Pueblos Patricio Lumumba, en Moscú, antigua Unión Soviética. En 1966 obtuvo el título de Licenciado en Derecho (Especialista en Derecho Internacional) y recibió Diploma con Notas Sobresalientes. En Cuba trabajó en la Empresa CUBAMETALES del Ministerio del Comercio Exterior, en los Bufetes Colectivos, como Asesor Jurídico de la Secretaría Permanente para Asuntos del CAME (SPAC) y ostentó durante un decenio la condición de Abogado de Oficio del Tribunal Supremo. A partir del inicio de la década de los años 80, a raíz de los tristemente célebres “actos de repudio” creció su inconformidad con la situación imperante en el país y se decidió a actuar para cambiarla en lo que estuviera a su alcance. Comenzó, junto a otros colegas abogados, a asumir por designación la defensa de ciudadanos acusados de la comisión de delitos políticos representando desde 1980 y hasta su expulsión de los bufetes colectivos (en 1995) a veintenas de presos políticos. Dentro de la Oposición Interna he realizado actividades como las siguientes: Fue uno de los seis miembros iniciales del Grupo Gestor Provisional del esfuerzo unitario conocido como Concilio Cubano, integró —junto con Félix Antonio Bonne Carcassés, Vladimiro Roca Antúnez y Martha Beatriz Roque Cabello— el Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna (más conocido por el sobrenombre de Grupo de los Cuatro) y firmante del manifiesto La Patria es de Todos (1997), por lo cual fue encarcelado desde julio de 1997 hasta mayo de 2000. Fue reconocido como “Preso de Conciencia” por Amnistía Internacional. Encabezó los esfuerzos para constituir la Asamblea para Promover la Sociedad Civil (APSC), que llegó a ser la más nutrida de las coaliciones opositoras en Cuba (365 organizaciones miembros). Menos de dos meses después, a raíz de una manifestación pacífica ante la Embajada Francesa que en definitiva no se celebró fue detenido y permaneció privado de libertad, sin acusación formal y sin juicio, durante más de año y medio. Nuevamente fue declarado “Preso de Conciencia” por Amnistía Internacional. En la actualidad es uno de los seis compatriotas residentes en Cuba que forma parte del Patronato de la Fundación HispanoCubana (Madrid), ha recibido el Gran Premio de Libertad de Prensa de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), el Premio de Concilio Cubano, el Premio de la Fundación HispanoCubana y el Premio de Derechos Humanos de la Asociación de Abogados de los Estados Unidos (American Bar Association); asimismo estuvo nominado para el Premio Nobel de la Paz. También ha recibido el Premio Félix Varela de la Sociedad CubanoEspañola de Derecho y —en 2007— el Premio Internacional de Derechos Humanos Ludovic Trarieux (que se autotitula como “el mayor homenaje de los abogados a un abogado”). Continúa dirigiendo la Corriente Agramontista (de abogados independientes), y junto a Félix Antonio Bonne Carcassés ejerce la dirección colegiada de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil. Recientemente fue publicado su libro Constitucionalismo y cambio democrático en Cuba (Editorial HispanoCubana, Madrid, 2008).

 

[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Cristina Kirchner, la más mencionada en las redes sociales
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Gobierno de la Pcia de Buenos Aires
Colegio de Escribanos
Fibercorp
E N L A C E S