22.8.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcast | Publicidad | Videos
  Artículos
Evo, el presidente Senior de América Latina
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
30 de abril de 2014
Patricio Navia
(Buenos Aires Herald) En lugar de construir y fortalecer las instituciones democráticas, Morales se ha centrado en la consolidación del poder personal. Por lo tanto, además de entrar en la historia como el primer presidente indígena de Bolivia, Morales también se unirá a una larga lista de caudillos políticos que ascendieron al poder pero que no han podido construir un legado institucional democrático sostenible.
 
 

(Buenos Aires Herald) El presidente boliviano Evo Morales es el presidente que más tiempo lleva en el poder en América Latina. Siendo el candidato favorito para ganar un nuevo mandato de cinco años en octubre, Morales pronto podrá convertirse en el presidente con mayor tiempo en el puesto en la historia de Bolivia.

Desde que asumió el cargo a principios de 2006, el líder del partido indígena  Movimiento al Socialismo (MAS) ha traído estabilidad política al hasta entonces caótico sistema político del país. Pero a pesar de los avances en la disminución de la pobreza, Bolivia sigue siendo el país menos desarrollado de América del Sur. En lugar de construir y fortalecer las instituciones democráticas, Morales se ha centrado en la consolidación del poder personal. Por lo tanto, además de entrar en la historia como el primer presidente indígena de Bolivia, Morales también se unirá a una larga lista de caudillos políticos que ascendieron al poder pero que no han podido construir un legado institucional democrático sostenible.

Primero cuando fue elegido para un mandato de cuatro años a finales de 2005, Morales tenía un historial de activismo político como líder sindical de los cocaleros. Firmemente opuesto a las políticas económicas neoliberales implementadas en Bolivia en la década de 1990, Morales saltó a la fama como el líder carismático de una federación de grupos indígenas unidos para formar el MAS. Siendo uno de los líderes de las protestas contra las reformas neoliberales que derribaron al Presidente democráticamente electo Gonzalo Sánchez de Losada (2001-2002), Morales mostró su poder. La inestabilidad política que caracterizó el período 1997-2005 - cuando no hubo un presidente electo que completara su mandato - erosionó aún más la legitimidad de los partidos políticos existentes.

En 2005, Morales ganó fácilmente la mayoría absoluta de los votos. El alto apoyo indígena y el descontento con el viejo sistema de partidos permitieron a Morales sumarse a la ola de líderes izquierdistas que, empezando con el venezolano Hugo Chávez en 1998, ascendían al poder en América Latina.

Una vez en el poder, Morales impulsó con éxito la refundación de las instituciones políticas y abogó por un programa de nacionalización. Apoyando fuertemente el anti-americanismo izquierdista impulsado por el bolivariano Chávez, Morales ganó la mayoría en una Asamblea Constituyente que redactó una nueva Constitución en el año 2009. Una vez que la Constitución fue ratificada, Morales pasó a ganar un nuevo mandato de cinco años a finales de 2009. Una oposición desorganizada y fracturada resultó incapaz de impedir que la coalición MAS de Morales tuviera el control de las instituciones políticas en Bolivia. Alegando que el antiguo régimen era ilegítimo, Morales no perdió tiempo, y continuó desmantelando todas las instituciones que podrían amenazar su control del poder.

La Constitución a la medida sólo permitía una reelección presidencial. El período de Morales termina en 2014. Sin embargo, un tribunal constitucional determinó que como Morales fue elegido por primera vez bajo la antigua constitución, su victoria en el 2009 fue su primera en la nueva Constitución y, por lo tanto, Morales legalmente podría estar enfrentando la reelección en 2014. Una interpretación constitucional similar fue discutida en 1999 por el presidente argentino Carlos Menem y en el año 2000 por el Presidente peruano Alberto Fujimori, dos dirigentes que también reformaron las reglas para permitir una reelección inmediata. Aunque los esfuerzos de Menem y Fujimori produjeron la condena generalizada entre los intelectuales latinoamericanos en ese momento, la movida política de Morales pasó casi inadvertida.

Habiendo pasado ocho años ya como Presidente, Morales es ahora el Presidente democráticamente electo de mayor tiempo en el poder en la historia de Bolivia. Incluyendo líderes no elegidos, sólo Andrés de Santa Cruz (1829-1839), el controversial hombre fuerte que presidió tras la independencia, tuvo un paso más largo por el poder. Si Morales pasa a ganar la Presidencia, como la mayoría de las encuestas predicen, y termina su mandato, se convertirá entonces en el líder del gobierno más largo en la historia de Bolivia.

El legado de Morales es una mezcla. Como con el resto de América Latina, la economía se ha expandido, pero los críticos señalan que las numerosas oportunidades perdidas — tales como acuerdos de libre comercio y las inversiones extranjeras — podrían haber contribuido a una expansión económica más vigorosa. La pobreza ha disminuido, en parte gracias a los subsidios gubernamentales y programas sociales, pero también debido al crecimiento económico. Sin embargo, el empleo formal ha crecido más moderadamente. Los bolivianos pobres están mejor hoy que cuando Morales llegó al poder, pero Bolivia ha hecho menos progreso en la disminución de la pobreza que el Perú, un país que abraza las políticas pro-mercado a las que Morales se opone o Ecuador, un país que también se identifica con la izquierda en América Latina.

En sus esfuerzos re-fundacionales, Morales ha renovado algunas instituciones ineficientes y corruptas, pero en lugar de la distribución de energía y el fortalecimiento de las disposiciones de control y equilibrio, la energía está ahora firmemente bajo el control del MAS. El poder hegemónico del MAS es tal que Bolivia puede describirse como una democracia con solamente un partido dominante, similar al sistema de Sudáfrica. También es culpa de una oposición fragmentada, más preocupada por obstruir a Morales que por presentar una alternativa al modelo socialista.

Muchos bolivianos están ansiosos por ver el ascenso de alternativas políticas que difieran de Morales y el MAS, pero hasta ahora, la oposición parece obsesionada por intentar conservar el antiguo régimen, para no darse cuenta de que ya no existe. Cuando Evo Morales fue elegido por primera vez, muchos hicieron las comparaciones entre el líder indígena boliviano y Nelson Mandela, el líder sudafricano que se convirtió en presidente después de que terminó la segregación racial. Por desgracia, ocho años después de la llegada de Morales al poder, se hacen menos comparaciones como esas.

Patricio Navia es consejero académico de CADAL. Sígalo en Twitter @patricionavia

Este artículo fue publicado originalmente en inglés el 29 de abril de 2014 en el diario Buenos Aires Herald.

Traducción de Wanda A. Di Rosa y Hernán Alberro.

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Estrategias y números de cara al 22 de octubre
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Fibercorp
E N L A C E S