1.5.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcasts | Publicidad | Videos
  Artículos
El realismo mágico vive en la política Latinoamericana
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
22 de abril de 2014
Patricio Navia
(Buenos Aires Herald) Aunque América Latina, con la excepción de Cuba, ya no es gobernada por líderes autoritarios, las instituciones siguen siendo débiles y los presidentes se ven tentados permanentemente a jugar con las reglas electorales para ampliar su permanencia en el poder. Con la muerte de García Márquez, los fans del realismo mágico pueden encontrar consuelo en que el género sigue produciendo innumerables obras en el ámbito de la política latinoamericana.
 
 

(Buenos Aires Herald) La muerte de Gabriel García Márquez (GGM) ha traído una renovada atención al realismo mágico, el género al cual el Premio Nobel de Colombia contribuyó enormemente con sus célebres novelas. Aunque el realismo mágico sigue teniendo un fuerte seguimiento en la literatura, el cine y las artes, en ninguna parte ha sido más influyente que en el ejercicio de la política en América Latina. GGM ha muerto, pero Cien años de soledad sobrevive en los comportamientos y las actitudes de muchos líderes políticos latinoamericanos.

Cuba es la capital latinoamericana del realismo mágico político. Como amigo de la revolución cubana, GGM a menudo ha pasado por alto las violaciones en curso a los derechos humanos perpetradas por el antiguo régimen comunista de 55 años. Al elegir hacer hincapié en los progresos realizados por el régimen de Castro, en la prestación universal de salud y educación gratuita, GGM no tuvo en cuenta, por un largo tiempo, que Castro se convirtió en uno de los dictadores estereotipados de los que tan elocuentemente se burlaba en sus novelas. Ya que las redes sociales están inundadas de forma permanente con rumores sobre la desaparición de Fidel Castro, que rara vez se ve ahora en público, el funeral de Mama Grande podría describir muy bien lo que va terminar pasando cuando el padre de la revolución cubana finalmente muera.

En la Colombia natal de GGM, los amargos ataques que el ex presidente Álvaro Uribe lanza públicamente contra su antiguo aliado y actual presidente Juan Manuel Santos, se pueden comparar fácilmente con las violentas guerras civiles magistralmente narradas por GGM. En su guerra contra Santos, Uribe ha escogido Twitter para mostrar la misma disciplina y terquedad que GGM atribuye a su personaje más famoso, el coronel Aureliano Buendía.

En Bolivia, el presidente Evo Morales, quien fue noticia en todo el mundo cuando se convirtió en el primer indígena boliviano en llegar a la presidencia, en ocasiones desciende a modo de realismo mágico para explicar el mundo. Hace unos años, Morales atribuyó la existencia de la homosexualidad y la calvicie en Europa al alto consumo de pollo alimentado con hormonas. Cierto es que el presidente boliviano no recibió educación formal siendo víctima de una sociedad que ha discriminado históricamente contra personas indígenas, pero Morales no tenía necesidad de especular sobre por qué creía que los indígenas bolivianos eran menos propensos a ser calvos y homosexuales.

En Venezuela, después de la muerte del carismático, polémico y populista Hugo Chávez, su sucesor elegido, Nicolás Maduro, ha transformado a la imagen de Chávez en uno de los fundadores de una especie, comparable sólo con el padre amado de la Independencia, Simón Bolívar. En medio de una profunda crisis económica, social y política, Maduro ha confiado que él cree que Chávez lo visita en la forma de un pequeño pájaro. La oposición en Venezuela también parece haber tomado un par de cosas de una novela de GGM. Algunos líderes de la oposición denuncian al gobierno de dictadura con pocas credenciales democráticas propias, ya que estaban directamente involucrados en el intento de golpe de Estado militar de 2002.

Ambos presidentes de derecha como de izquierda en Chile han negado constantemente a Bolivia la oportunidad de recuperar el acceso al Océano Pacífico. Citando tratados firmados después de que Chile derrotó a Bolivia y Perú en la Guerra del Pacífico de 1879, el gobierno chileno se opone firmemente  a cualquier mecanismo que pueda conceder el acceso al mar a Bolivia. Los dos países limítrofes han limitado las relaciones diplomáticas y hay poco comercio bilateral e integración. Replicando una novela maquinada por GGM, Bolivia ha traído un caso en contra de Chile ante la Corte Internacional de La Haya para hacer lo que deben hacer los vecinos, lógicamente, hablar y negociar para resolver los problemas.

En toda Latinoamérica, la presencia persistente de desigualdad se destaca como una de las características sobresalientes de la región. Aunque América Latina ha dejado de ser rural como en la novelas de GGM y no hay Remedios, la belleza asciende al cielo, las diferencias entre los que tienen y los que no tienen siguen siendo tan dramáticas y notables como en las obras de GGM.

Algunas  cosas han cambiado, mientras que GGM subraya la influencia de los Estados Unidos como el principal socio comercial y la fuerza detrás del crecimiento del sector extractivo en América Latina, China se ha convertido en una fuerza creciente en la conducción del crecimiento impulsado por las exportaciones que los países de América Latina han experimentado en la última década.

Aunque América Latina, con la excepción de Cuba, ya no es gobernada por líderes autoritarios, las instituciones siguen siendo débiles y los presidentes se ven tentados permanentemente a jugar con las reglas electorales para ampliar su permanencia en el poder. La corrupción sigue siendo generalizada y los programas sociales del gobierno siguen demostrando insuficiencias para proporcionar un puente de acceso a la clase media para el 25% que vive en la pobreza y el 40% que vive justo por encima de la pobreza. Para millones de latinoamericanos que viven en la pobreza o se aferran a un estatus de clase media vulnerable, el realismo mágico es el camino de la lucha por sobrevivir día a día.

Con la muerte de García Márquez, los fans del realismo mágico pueden encontrar consuelo en que el género sigue produciendo innumerables obras en el ámbito de la política latinoamericana. Cuando se trata de los gobiernos, los políticos y los acontecimientos políticos en América Latina, el realismo mágico se niega a morir.
 
Patricio Navia es consejero académico de CADAL.

Sígalo en Twitter @patricionavia

Este artículo fue publicado originalmente en inglés el 22 de abril de 2014 en el diario Buenos Aires Herald.

Traducción de Wanda A. Di Rosa y Hernán Alberro.

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Macri-Trump y el lenguaje de los gestos
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Fibercorp
Banco Ciudad
Fibercorp
E N L A C E S