24.8.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcast | Publicidad | Videos
  Artículos
Toda la carne NM a la parrilla reeleccionista
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
11 de agosto de 2017
Patricio Navia
(El Líbero) Desde el plebiscito de 1988, la Concertación/Nueva Mayoría ha recurrido a la división autoritarismo-democracia cada vez que corre riesgos de perder una elección. Por eso, el Gobierno ha anunciado que ordenará el cierre del penal de Punta Peuco, donde cumplen sentencia decenas de violadores a los derechos humanos. Lamentablemente para la izquierda, el efecto de esa herramienta es cada día menos útil.
 
 

(El Líbero) Ahora que las encuestas muestran al candidato de la Nueva Mayoría cada vez más complicado, el Gobierno de la Presidenta Bachelet ha decidido tirar toda la carne del discurso populista de la coalición a la parrilla para obstaculizar lo que parece ser cada vez más el inevitable camino del retorno de Sebastián Piñera hacia la Presidencia de la República. Al anunciar el cierre de Punta Peuco y enviar el proyecto de ley de reforma a las pensiones, el Gobierno busca polarizar al electorado y retrotraerlo a la división entre buenos y malos: democracia versus autoritarismo. Como sabe que Alejandro Guillier probablemente no va a poder ganar por mérito propio, La Moneda quiere ayudar a generar las condiciones que hagan más vulnerable a Piñera.

Desde el plebiscito de 1988, la Concertación/Nueva Mayoría ha recurrido a la división autoritarismo-democracia cada vez que corre riesgos de perder una elección. Por eso, el Gobierno ha anunciado que ordenará el cierre del penal de Punta Peuco, donde cumplen sentencia decenas de violadores a los derechos humanos. Porque la derecha carga con la culpa de haber apoyado la dictadura militar, la izquierda usa esa bala de plata como recurso de última instancia para intentar aferrarse al poder. Lamentablemente para la izquierda, el efecto de esa herramienta es cada día menos útil. Porque el principal punto de referencia para los chilenos sobre lo que implica tener un gobierno de ese sector es el recuerdo del cuatrienio de Piñera —y no los años de la dictadura—, resulta improbable que esa bala de plata sea suficiente para evitar la victoria del empresario en las elecciones de fin de año.

Por eso, el Gobierno también ha anunciado el envío de un proyecto de ley que busca reformar el sistema de pensiones. Aunque resulta especialmente sospechoso que quiera iniciar una reforma así de monumental cuando quedan sólo 100 días para las elecciones presidenciales y legislativas, la Presidenta decidió dinamitar el debate público sobre qué tipo de reforma se requiere para el sistema de pensiones. Como es evidente que las posturas se polaricen y porque los tiempos legislativos hacen imposible que se pueda pensar en concluir el trámite de la reforma en los seis meses que restan de período legislativo, la decisión de enviar el proyecto de ley responde exclusivamente a fines electorales.

Al anunciar una reforma que altera las bases del sistema de pensiones, introduciendo un componente de reparto —curiosamente llamado “ahorro colectivo”—, el Gobierno ha optado por usar la necesaria reforma a las pensiones como un misil cuyo único objetivo es dañar la candidatura de Sebastián Piñera. Es verdad que los chilenos quieren una reforma al sistema de pensiones. Pero también es cierto que resulta especialmente irresponsable que un Gobierno que va de salida y cuyo desempeño en las reformas que ya implementó es especialmente decepcionante, inicie una reforma así de importante a sabiendas de que hay cero chance de que se pueda tramitar adecuadamente.

A partir del 21 de agosto, las coaliciones ya habrán nominado a sus candidatos para las elecciones parlamentarias. Como este año comienza a regir un nuevo sistema electoral —con nuevos distritos, un aumento en el número de senadores y diputados, y una ley de cuotas de género—, resulta lógico que los parlamentarios dediquen mucho más tiempo a sus campañas de reelección que al trabajo legislativo. Si en período normal resulta imposible que una reforma así de relevante se tramite en menos de 100 días, es una locura —o una señal incuestionable de irresponsabilidad— pretender hacer creer a la gente que esta reforma puede ser finalizada antes de que termine el mandato.

Aunque diga lo contrario, el Gobierno no está interesado en que está reforma sea promulgada. La verdadera razón que explica el porqué de la propuesta es exclusivamente electoral. Como La Moneda se ha dado cuenta de que el candidato del oficialismo no puede ganar por sus propios méritos o sus propuestas, la Presidenta Bachelet ha optado por salir a ayudar al candidato oficial poniéndole obstáculos a la candidatura de Piñera, que hoy lleva una enorme ventaja.

Como el Gobierno ha optado por comportarse de forma irresponsable, haciendo una propuesta que es inviable en el tiempo e irresponsable en su concepción, Piñera deberá decidir entre ser fiscalmente responsable y oponerse a una reforma inconveniente —pagando los costos electorales que eso pudiera implicar—, o aceptar algunos de los elementos de la reforma para minimizar sus costos electorales y esperar poder corregirla una vez que gane las elecciones. Ahora que ha tirado toda la carne populista a la parrilla electoral, la Nueva Mayoría ha dejado en claro que, cuando se trata de ganar las elecciones, poco importa respetar los tiempos legislativos y la necesaria negociación que requieren las reformas estructurales.

Fuente: El Líbero (Santiago, Chile)

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Estrategias y números de cara al 22 de octubre
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Fibercorp
E N L A C E S