24.8.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcast | Publicidad | Videos
  Artículos
El porqué de la decadencia del PDC
Por Patricio Navia
Twitter: @patricionavia
1 de agosto de 2017
Patricio Navia
(El Líbero) Los partidos de la izquierda de la Nueva Mayoría han podido arrinconar al PDC porque éste aparece más preocupado de las peleas por escaños en la Cámara y el Senado, que por defender los valores y principios que lo inspiran. Si bien todos los partidos deben aspirar a ganar elecciones, en políticas a veces se gana más perdiendo.
 
 

(El Líbero) La forma en que ha evolucionado la polémica al interior de la Democracia Cristiana sobre la candidatura presidencial de Carolina Goic y su objeción a que el diputado Ricardo Rincón se presente a la reelección, da luces de las razones que han llevado a ese partido a convertirse en un socio prescindible de la Nueva Mayoría. Porque el PDC aparece más preocupado de sus riñas internas y de mantener cuotas de poder que de representar a esos electores que se identifican con el centro y la pragmática moderación, el partido que otrora fue el más grande del país y el más influyente de la centroizquierda ahora arriesga caer en la total irrelevancia.

Desde que lideró exitosamente la transición a la democracia, el PDC ha sido el partido más importante de la política chilena. Las Presidencias de Aylwin y Frei (1990-2000) pusieron a Chile en el sendero del crecimiento sostenido, la inclusión social y la consolidación democrática. Los Gobiernos posteriores de Lagos, Bachelet y Piñera (2000-2014) fueron exitosos porque mantuvieron la hoja de ruta. Cuando los partidos de izquierda de la Concertación decidieron tirar por la borda el legado de la coalición y buscaron construir una nueva hoja de ruta al crear a la Nueva Mayoría, el PDC ya no tenía la fuerza ni las ganas de defender el que ha sido el legado político más exitoso en la historia de Chile.

En 2013, ante la popularidad que entonces tenía Bachelet, el PDC aceptó todas las condiciones de la ex Presidenta, desde el cambio de nombre hasta la radicalización hacia la izquierda. En vez de defender los intereses de los chilenos que querían combinar ambiciosas demandas con responsabilidad fiscal, el PDC decidió competir con los partidos de izquierda por el apoyo vociferante, pero no mayoritario, de los autodenominados movimientos sociales.

Deslucida y debilitada durante el segundo mandato de Bachelet, la DC parecía determinada a volver a sus raíces. Pero como un buen mensaje necesita también un buen mensajero, la ausencia de un candidato presidencial que representara exitosamente los deseos de cambio y reformas con moderación y pragmatismo frustró el intento. Afortunadamente para el PDC, la candidatura presidencial de Ricardo Lagos vino a llenar ese vacío de candidatura que afligía al partido. Pero como Lagos no marcaba bien en las encuestas, el PS decidió apoyar al senador Alejandro Guillier y el ex Presidente bajó su candidatura.

Ahí el PDC, increíblemente, optó por levantar la candidatura de Carolina Goic. Muchos en el partido esperaban que la senadora subiera un poco en las encuestas para poder negociar luego su bajada a cambio de concesiones de los otros partidos de la Nueva Mayoría en la lista parlamentaria. Pero éstos no se compraron el bluffde la DC. Es más, varios líderes izquierdistas vieron la oportunidad para que la NM prescindiera de la falange y se consolidara como una coalición exclusivamente de izquierda.  Olvidando que la izquierda no gana sin los votantes moderados y de centro, la NM busca ahogar al PDC, ya sea porque todavía aspira a que el voto anti-Piñera le dé a Guillier una mayoría en segunda vuelta o porque, anticipando que la derecha volverá al poder, quiere articular una oposición izquierdista en el Congreso que logre bloquear los intentos de Piñera por volver a las políticas clásicas de la Concertación.

Sea como fuere, los partidos de la izquierda han podido arrinconar al PDC porque éste aparece más preocupado de las peleas por escaños en la Cámara y el Senado, que por defender los valores y principios que lo inspiran. Si bien todos los partidos deben aspirar a ganar elecciones, en políticas a veces se gana más perdiendo.

En el capítulo más reciente de la crisis por la que atraviesa el partido, la decisión de la Junta Nacional de aprobar la candidatura del diputado Ricardo Rincón a la reelección fue un duro revés para la opción presidencial de Carolina Goic, quien se había opuesto expresamente a la nominación de Rincón por haber estado involucrado en un caso de violencia intrafamiliar. Pero esa candidatura ya estaba agonizando. Lo más dañino del affaire Rincón fue que las dos posiciones al interior del PDC parecieron ordenarse en torno a si un diputado podía o no ir a la reelección. Nadie vio la pelea como una disputa por principios o valores. Fue más bien una pelea entre Goic y los diputados en ejercicio sobre quién decidía los nombres de los candidatos.

En vez de convertirse en una oportunidad para que el PDC se diferenciara de la derecha y de los partidos de izquierda de la Nueva Mayoría a partir de sus valores y principios —y desde una postura pragmática y moderada—, el affaire Rincón confirmó que al otrora partido más importante de Chile le importan mucho más los cupos y las cuotas de poder interno que los intereses de los chilenos que anteriormente supo encarnar y defender tan exitosamente.

Fuente: El Líbero (Santiago, Chile)

Twitter: @patricionavia
Acerca del autor
Patricio Navia
Patricio Navia
Doctor en ciencias políticas (New York University). Anteriormente obtuvo un master en la misma disciplina de la Universidad de Chicago y una licenciatura en ciencias políticas y sociología de la Universidad de Illinois. Es master teacher of global studies en el General Studies Program y profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de New York University. En Chile, es profesor de ciencias políticas en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales. Es autor de varios libros, entre ellos el best seller “Las grandes alamedas. El Chile post Pinochet” (Mondadori, 2004).
Twitter: @patricionavia
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Estrategias y números de cara al 22 de octubre
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Fibercorp
E N L A C E S