23.10.2017
Inicio | Institucional | Artículos | Entrevistas | Libros | Podcast | Publicidad | Videos
  Artículos
Dudosa convicción democrática
Por Tomas Linn
28 de julio de 2017
Tomas Linn
(La Nación) Pretender entonces ser ecuánime en las críticas a uno y otro gobierno en la Argentina, cuestionar a Maduro pero disculpar a Chávez y no tener en claro la gravedad de la corrupción y a quienes involucró, tanto en la Argentina como en Brasil, desnuda fisuras preocupantes en las convicciones democráticas de mucha gente.
 
 

(La Nación) Los desbordes del régimen chavista en manos de Nicolás Maduro convencieron a una parte de sus aliados incondicionales (aunque no a todos) de que su dictadura en Venezuela ya no es defendible. Para justificarse, separan las aguas: no es lo mismo este sanguinario autócrata que el carismático Hugo Chávez.

¿No lo es? Basta mirar los archivos para demostrar que uno es continuación del otro, que dictatoriales fueron ambos. Están además las excelentes investigaciones (publicadas en forma de libros) de autores como Cristina Marcano, Alberto Barrera Tyszka, Enrique Krauze y Rory Carroll. Sólo ante las complicaciones heredadas por el primero es que el segundo endureció aún más un régimen que ya iba en ese camino y que sólo tuvo de democrático su efímera popularidad. Estos razonamientos ponen en evidencia la escasa convicción democrática de muchos latinoamericanos.

Peores son los que a capa y espada siguen defendiendo lo indefendible. Eso puede verse con claridad en Uruguay, donde los sectores mayoritarios del partido de gobierno ataron de manos al presidente Tabaré Vázquez y a su canciller. Es paradójico que un país que se jacta de su arraigada tradición democrática reaccione con tibieza ante el rampante autoritarismo chavista.

Algo similar sucede respecto de Brasil, cuando se cuestiona al actual presidente Michel Temer pero se defiende a Lula da Silva o a Dilma Rousseff. Los tres fueron socios en los últimos cuatro períodos de gobierno y, por lo tanto, cómplices en todos los escándalos de corrupción denunciados. ¿Por qué defender a unos y pedir la cabeza de otros?

Lo coherente sería, dada la consistente evidencia denunciada desde el comienzo, cuestionar a los tres por igual, en la medida en que los tres (por igual) tienen la misma responsabilidad por todo lo sucedido.

Si no hay coherencia es porque se valora más la adhesión ideológica y partidaria que la convicción democrática. Temer fue socio en la coalición de gobierno, pero no es del mismo partido que Lula y Rousseff. Por lo tanto, a algunos resulta natural que se pida su cabeza y se exija su caída y poco importa que el pecado haya sido el mismo. Pesa más la simpatía ideológica hacia unos y no hacia otros. Es la ideología lo que los hace buenos, no sus conductas.

En la Argentina empezó a verse ahora otra actitud que, si bien diferente, muestra también fisuras en las convicciones democráticas. Convicciones que deberían reflejarse en el respeto a un funcionamiento donde gobierna el que tiene mayoría, con apego a la ley y las libertades ciudadanas, respeto de las instituciones y la aceptación de que el juego político exige reglas donde nadie tiene todo el poder, unos se controlan a otros y las mayorías gobiernan sin aplastar a las minorías. En otras palabras, una democracia constitucional, liberal y republicana.

Cuando se escucha como si fuera un mérito que se puede ser tan crítico con el actual gobierno argentino como se lo fue con el anterior, es decir, tan crítico con Macri como con los Kirchner, hay algo que no cierra, si la lectura se hace desde las convicciones democráticas.

Por cierto, es natural que haya gente que critique al actual gobierno. Éste comete errores y toma decisiones que no todos necesariamente comparten. Por lo tanto, quienes discrepan expresan en voz alta y fuerte su oposición. Y el Gobierno debe enfrentar esas críticas como parte de la natural vida política de un país con instituciones sanas y sólidas.

Lo que no cierra es que las críticas de ahora puedan ser proporcionalmente iguales a las críticas al anterior gobierno. Las discrepancias con el kirchnerismo no fueron sólo respecto de medidas puntuales propias de cualquier gobierno; fueron también respecto de un modelo autoritario, arbitrario, corrupto, que abusó de su poder, amedrentó periodistas y arremetió contra el Poder Judicial. No hubo allí respeto a las instituciones y muchas veces se despreció el sentido mismo de un Estado de Derecho. En eso no fue igual.

Pretender entonces ser ecuánime en las críticas a uno y otro gobierno en la Argentina, cuestionar a Maduro pero disculpar a Chávez y no tener en claro la gravedad de la corrupción y a quienes involucró, tanto en la Argentina como en Brasil, desnuda fisuras preocupantes en las convicciones democráticas de mucha gente en esta agitada región. Y eso no es bueno.

Fuente: La Nación (Buenos Aires, Argentina)

Acerca del autor
Tomas Linn
Tomas Linn
Columnista del semanario Búsqueda, Uruguay, y autor del libro "Así concebidas - Nuestras democracias imperfectas" (Editorial Fin de Siglo, 2008).
[Ver todos los artículos del autor]
 
 Videos  El blog de Hugo E. Grimaldi
  Podcast Política Argentina
Fernando Laborda
Un positivo balance electoral para Macri
Por Fernando Laborda
Editorialista, diario La Nación

Archivo en mp3
El Podcast de Fernando Laborda en RSS
Auspician la columna de
Fernando Laborda
 
Gobierno de la Pcia de Buenos Aires
QUILMES
Fibercorp
E N L A C E S