15.8.2018
 
Artículos / Opinión
Hugo Machín Fajardo
Presos políticos de la izquierda latinoamericana
Por Hugo Machín Fajardo
Twitter: @MachinFajardo
15 de enero de 2015
En lo atinente a derechos humanos y a la percepción que de ellos se tiene desde la izquierda latinoamericana, hay un aspecto insoslayable: el reconocimiento de los gobernantes cubanos y venezolanos de lo que hasta ayer negaban urbi et orbi: la existencia de tener prisioneros políticos.
 

El 17 de diciembre de 1976 , Luis Corvalán principal dirigente comunista chileno, mantenido prisionero en infames condiciones por el dictador Augusto Pinochet, era canjeado por el escritor ruso Vladimir Bukovsky , preso político de la dictadura de Leonid Brézhnev .  

Fue un episodio de la Guerra Fria que sería reiterado . [1]  

El 4 de enero de 2015, el presidente venezolano Nicolás Maduro pr opuso canjear -“pelo a pelo, hombre a hombre”- al dirigente político venezolano Leopoldo López, encarcelado desde hace 11 meses, por el líder independentista portorriqueño Oscar López Rivera (72), quien permanece desde hace 33 años en cárceles estadounidenses cumpliendo una condena a raíz de sus actividades como integrante de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN) [2]  

El 12 de enero, la dictadura cubana de los hermanos Castro dejó en libertad a 53 presos políticos en el marco de la nueva relación iniciada con la administración Obama. El hecho fue precedido por la liberación, el 17 de diciembre, del ciudadano norte americano Alan Gross condenado a 15 años y preso en Cuba desde 2009; de los espías Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, tres agentes cubanos de “Los Cinco” que permanecían presos en Estados Unidos desde 1998 y del agente de la CIA, Sarraff Trujillo, detenido en La Habana a mediados de los noventa.  

Se trata de hechos -el canje Corvalán / Bukovsky y los recientes- producidos con diferencia de casi cuatro décadas, que llevan a analizar diferentes aspectos que hacen al histórico relacionamiento estadounidense con Latinoamérica, continente en el que por primera vez en su historia la mayoría de los gobiernos son de izquierda, “progresistas” y nacionalistas , en pugna con el dominio político-económico norteamericano.  

La creciente presencia de China en la región con préstamos a gobiernos latinoamericanos que ascienden a unos 100.000 millones de dólares desde 2005 -según la agencia Reuters- cuyos principales receptores son Venezuela (50.600); Argentina (14.100); Brasil (13.400) y Ecuador (10.374); así como la presencia de Rusia e Irán en el otrora mare nostrum de Washington, son fenómenos que necesariamente deben ser incorporados al análisis de estos cambios a los que asistimos.  

¿Y los derechos humanos?    

Pero en lo atinente a derechos humanos y a la percepción que de ellos se tiene desde la izquierda latinoamericana, hay un aspecto insoslayable: el reconocimiento de los gobernantes cubanos y venezolanos de lo que hasta ayer negaban ur bi e t orbi: la existencia de tener prisioneros políticos por disentir con el régimen impuesto, en el caso cubano; y por manifestarse contra las medidas que han precipitado a la crisis actual del país, en el caso venezolano.  

La represión cotidiana a las Damas de Blanco cubanas; la masacre producida en la bahía de La Habana donde perecieran 41 personas , -entre ellos diez niños con edades entre seis meses y 12 años- tras ser hundido por la represión el barco en que pretendían escapar de la isla (13.03.94); la detención en 2003 de más de 75 disidentes –entre ellos 27 periodistas- y el fusilamiento de tres jóvenes que intentaron huir en una balsa, en el periodo conocido como “la primavera Negra de Cuba”; la muerte en prisión de Orlando Zapata Tamayo (23.02.10), caso N°12.476 de la CIDH; del ex prisionero político Juan Wilfredo Soto García, muerto tras ser golpeado por la policía luego de una protesta en la ciudad de Santa Clara, en mayo de 2011, son algunos de los jalones de una historia de violaciones de los derechos humanos a ciudadanos cubanos que vastos sectores de la izquierda latinoamericana se empecinan en desconocer.  

Jorge Aguirre, reportero gráfico ultimado de un disparo cuando cubría una manifestación el 4 de abril de 2006 en Caracas; Enys Méndez de Garmendia, periodista del diario La Nación, asesinada el jueves 17 de noviembre de 2005; las 43 muertes ocurridas entre febrero y junio pasados durante las manifestaciones en Venezuela, los 873 heridos, los estudiantes comprobadamente torturados por efectivos policiales y los más de 2.500 detenidos -de los cuales 174 permanecían arrestados a mediados de 2014 según la Fiscalía General- así como la farsa imputación a la diputada María Corina Machado, a quien se la acuso de pergeñar un plan para asesinar a Maduro; la detención de los alcaldes Enzo Scarano, y Daniel Ceballos, encarcelados por protestar; son las trágicas evidencias- antes del reconocimiento de Maduro, que también confirmó la ausencia de un Poder Judicial independiente -de la existencia de presos políticos en el país de Bolívar. Una realidad que también por la pertinacia, cuando no el cinismo, de gobernantes y dirigentes de la nueva izquierda latinoamericana, no es denunciada ni motiva solidaridad.  

[1] Los militares chilenos y los comunistas realizaron otro trueque de prisioneros políticos el 17 de junio de 1977, cuando canjearon 11 disidentes alemanes orientales (exRDA), por el ex-senador comunista Jorge Montes.    

[2] Oscar López Rivera es el único encarcelado de los trece independentistas puertorriqueños que en 1999 rechazó la oferta de liberación que les hizo el entonces presidente de EEUU, Bill Clinton. Considerado un prisionero político por unos y terrorista, por otros, López Rivera integró el grupo clandestino autoresponsabilizado de múltiples atentados en EEUU de los más de 100 realizados, que dejaron seis muertos y decenas de heridos.

Twitter: @MachinFajardo
Acerca del autor
Hugo Machín Fajardo
Hugo Machín Fajardo
Periodista desde 1969, una forzada interrupción entre 1973 -1985, no le impidió ejercer el periodismo clandestino. Secuestrado en 1981 por la dictadura uruguaya, permaneció desaparecido y torturado hasta 1982, en que fue recluido en el Penal de Libertad hasta 1985. Ex -docente de periodismo en Universidad ORT, de Montevideo. Ex vicepresidente de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU). Jurado del Premio Periodismo para la Tolerancia, 2004, de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) /Unión Europea. Coordinó "Periodismo e Infancia-2005". Integró diversas redacciones periodísticas de medios y agencias de noticias en Montevideo, Uruguay. Actualmente se desempeña como free -lance.
Twitter: @MachinFajardo
[Ver todos los artículos del autor]