15.8.2018
 
Artículos / Opinión
Hugo Machín Fajardo
A segunda vuelta: Triunfo categórico del oficialismo en Colombia
Por Hugo Machín Fajardo
Twitter: @MachinFajardo
31 de mayo de 2010
Santos obtuvo una contundente y homogénea victoria -solamente no ganó en el pequeño departamento de Putumayo frontera con Ecuador- y quedó en inmejorable posición para la segunda vuelta. Deberá articular una correcta política de alianzas con los partidos Cambio Radical, Conservador y Liberal -primero, quinto y sexto, respectivamente - para consolidar una mayoría parlamentaria que, por sí solo, no cuenta en el Congreso.
 

Nuevamente las urnas en Colombia, en menos de tres meses, dieron el respaldo mayoritario al “uribismo”, al obtener el domingo 30 de mayo el candidato oficialista y ex ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, un 46.56% de los votos, duplicando con ventaja al candidato del Partido Verde y ex alcalde de Bogotá, Antanas Mockus, que logró un 21.49% de los casi 15 millones de votos emitidos. La abstención estuvo en un 49%, ya que los habilitados son 29 millones 982 mil.

Las elecciones, las más tranquilas en 40 años según el Gobierno, en un país convulsionado por la acción de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las bandas lideradas por ex mandos medios paramilitares y el narcotráfico; dieron un mantís a los sondeos previos realizados por las principales encuestadoras.

Una semana antes de los comicios todas las encuestadoras aseguraban que Santos y Mockus – quien se había convertido en la revelación de una breve pero animada campaña- estaban en un empate técnico y pronosticaban segunda vuelta para el 20 de junio.

Santos obtuvo una contundente y homogénea victoria -solamente no ganó en el pequeño departamento de Putumayo frontera con Ecuador- y quedó en inmejorable posición para la segunda vuelta. Deberá articular una correcta política de alianzas con los partidos Cambio Radical, Conservador y Liberal -primero, quinto y sexto, respectivamente - para consolidar una mayoría parlamentaria que, por sí solo, no cuenta en el Congreso.

En el discurso a sus partidarios reunidos en el comando electoral instalado en el hotel Dan Carlton, al norte de Bogotá, Santos llamó a todos los partidos políticos intervinientes en la contienda electoral a integrar un gran acuerdo nacional. “Uribe presente, Santos presidente” y “Hoy ganamos, el veinte rematamos”, fueron las consignas coreadas por sus partidarios, que festejaron como un triunfo casi definitivo el resultado en primera vuelta.

Santos agradeció al presidente Álvaro Uribe a quien llamó “el mejor presidente que ha tenido Colombia” y enfatizó:”Éste es su triunfo Presidente, aquí está su partido, el Partido de la U”.

“Se alcanzó una meta”

Por su parte Mockus, al hablar antes sus también enfervorizados partidarios, dijo que se había “alcanzado una meta: pasar a la segunda vuelta” y que en ella,”podemos transformar un cultura que nos libere de la violencia, el narcotráfico y el clientelismo”, en una apelación a los principales argumentos de su campaña electoral.

Llamó a sus partidarios a ser ”zanahoriamente inventivos para ganar en segunda vuelta” en alusión a la denominada popularmente Ley Zanahoria, implementada durante su administración al frente de Bogotá, con la que redujo sensiblemente el porcentaje de homicidios.

Una de las explicaciones que dan los analistas para entender el fracaso electoral de la fórmula  Mockus - (Sergio) Fajardo, un ex alcalde exitoso de Medellín, es el descuido en el trabajo electoral en Bogotá y Medellín, donde el Partido Verde fue superado por Santos 40% a 27% y 41 a 24%, respectivamente. Ambas ciudades suman el mayor caudal electoral del país.

Otra razón, sería el desplazamiento de votos producido en la última semana hacia Germán Vargas Lleras (Cambio Radical), que obtuvo un 10.13% del electorado, fruto -entre otros motivos- de algunos traspiés y contradicciones protagonizados por Mockus y su endeble desempeño en los siete debates televisivos efectuados durante la campaña.

El izquierdista Polo Democrático, con un 9.2% de los votos, resultó el cuarto partido en la preferencia electoral, pero su candidato Gustavo Petro perdió un millón de votos, respecto a las elecciones de 2006.

El balotaje fue incorporado en la Constitución de 1991 y se utilizó por última vez hace 12 años, cuando fue electo el conservador Andrés Pastrana ya que en 2002 y 2006 Uribe ganó en primera vuelta.

 

Twitter: @MachinFajardo
Acerca del autor
Hugo Machín Fajardo
Hugo Machín Fajardo
Periodista desde 1969, una forzada interrupción entre 1973 -1985, no le impidió ejercer el periodismo clandestino. Secuestrado en 1981 por la dictadura uruguaya, permaneció desaparecido y torturado hasta 1982, en que fue recluido en el Penal de Libertad hasta 1985. Ex -docente de periodismo en Universidad ORT, de Montevideo. Ex vicepresidente de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU). Jurado del Premio Periodismo para la Tolerancia, 2004, de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) /Unión Europea. Coordinó "Periodismo e Infancia-2005". Integró diversas redacciones periodísticas de medios y agencias de noticias en Montevideo, Uruguay. Actualmente se desempeña como free -lance.
Twitter: @MachinFajardo
[Ver todos los artículos del autor]